• Tu dinero es muy importante y la manera en que lo usas también lo es.
  • Es por eso que debes identificar las acciones que merman tu economía.
  • Te mostramos qué requieres disminuir o eliminar para contar con una mejor salud financiera.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta de Instagram? Síguenos.

El resultado del ahorro de dinero es satisfactorio pero, la gran mayoría de las veces, es más complicado de lo que parece.

Tienes que recortar muchos gastos, algunos de ellos relacionados con el ocio y la comodidad. Aunque, a largo plazo, merece mucho la pena. 

Estas decisiones financieras no siempre son fáciles de tomar. Los ingresos no suelen ser muy cuantiosos; el ahorro requiere un esfuerzo económico mayor a corto plazo.

Por esta misma razón, algunos terminan rindiéndose. Llevan su cuenta al día, confían en conocer más o menos lo que gastan al mes y en no endeudarse demasiado.

11 acciones les hacen perder dinero cada día. 

1. Despilfarrar el dinero que ganas de manera inesperada, como la lotería o los bono extra

La devolución de la declaración de impuestos, un bono extra de tu empresa o una sorpresa con la lotería pueden impulsar estrepitosamente tus ganas de gastar dinero. Pero los asesores recomiendan que al menos 70% de ese ingreso se destine al ahorro.  

Lo mismo con los aumentos de salario. Siempre vas a tener algo en lo que gastarte esa diferencia, pero si hasta ahora llegabas bien a fin de mes, aprovecha para incrementar tu cuenta de ahorros con la nueva cifra. 

2. Invertir antes de tiempo

No tomes riesgos que no puedes asumir. Invertir es importante, pero estar preparado para hacerlo más.

Debes tener un fondo de emergencia y una planificación de tus actuales ingresos para poder hacer frente a los fallos del sistema o errores que cometas.

Tampoco te endeudes con cursos de formación superior o adquisiciones (como los coches o los teléfonos móviles de última generación) que no puedas afrontar en ese momento.

El formato de Â«compra ahora y paga después» puede salirte muy, muy caro en el futuro cercano. 

3. Vivir sin un presupuesto mensual

Los gastos fijos del hogar o el transporte deberían tener una partida en tu cuenta del banco. Para ello, antes tendrás que conocer en qué gastas cada uno de los pesos que ingresas. 

Utilizar una hoja de cálculo o una aplicación para organizar tus gastos podrían ayudarte a optimizar tus movimientos de la cuenta bancaria.

Luego, separa (aunque sea mentalmente) ese dinero, contempla los gastos extras de cada mes y destina el resto al ahorro y la inversión.

4. Estar desactualizado con las deducciones en la declaración de la renta

Tu renta no se mantiene estable cada año que pasa. El alquiler, la compra de un coche nuevo, la afiliación a un sindicato o las donaciones que realices pueden variar tu contribución. 

Deberías actualizar tus conocimientos sobre la declaración de impuestos cada año que pasa, consultar a un asesor o recurrir a plataformas autorizadas para agilizar estos procesos.

5. No tener un plan de gasto o una cuenta común con tu pareja

Si poner tu cuenta bancaria en orden tiene su mérito, hacerlo con tu pareja o tus «roomies» con los que compartas gastos está en otro nivel. 

Una gestión óptima de las finanzas lo requieren, porque compartir gastos te llevará a despilfarrar más de lo necesario en cosas que no deberías.

En esta misma línea, es importante que revises las facturas de luz, de internet o agua y tengas claro cómo recortar en casa en tiempos de inflación.

6. No pensar en el futuro

Las estrategias de ahorro, los planes de pensiones o los fondos de inversión no son cosas del futuro. Proyectar tu riqueza te permitirá tener la jubilación que mereces. Además, con la inflación, tu dinero va perdiendo valor.

Un asesor financiero podría ayudarte a planificarte mejor, organizar tus cuentas y trazar diferentes planes de ahorro e inversión, aunque esto puede llevarte a tener gastos innecesarios.

7. Mantener vicios insanos

A nadie le gusta disminuir los gastos del fin de semana después de una larga semana de trabajo. Pero estas pequeñas facturas pueden estar comiéndose silenciosamente tus ahorros. 

Como con el resto de los gastos, planifica el dinero que puedes gastarte cada fin de semana, haz un presupuesto con planes más baratos y más caros que puedes hacer en un mes y recorta en todos los vicios insanos posibles. 

8. Utilizar el coche más de lo necesario

Este suele ser uno de los gastos en los que las personas se muestran más reticentes a la hora de recortar. Para ellos, la comodidad del coche merece el esfuerzo. 

Aunque, con los tiempos que corren, seguramente ya te hayas dado cuenta de que no siempre conviene subirse al automóvil para hacer trayectos cortos o disfrutar de un plan en tu tiempo libre. El combustible está entre 24% y 50% más caro que hace un año.

9. Obviar las marcas blancas

Las marcas blancas de supermercado son muy económicas y en la mayoría de los casos imitan con éxito a la marca original. 

A la gente le suele dar mucha pereza darles una oportunidad, porque están acostumbrados a un determinado sabor o confían en la calidad de la primera.

Al mes, puedes llegarte a ahorrar en tu compra si optas por las marcas blancas.

10. Dejarte llevar por las emociones o las ofertas de última hora

Las rebajas siempre te hacen gastar más de lo normal. La gran mayoría de las veces te compras cosas que no necesitas en ese momento porque están a un determinado precio. Pero, ¿y lo bien que sienta comprarte esa camisa que nunca adquirías de temporada o nueva colección?

Si quieres darte el gusto de aprovechar los descuentos, separa (con tiempo y ajeno a tu partida de ahorro) un monto para las rebajas de verano o las de invierno. También para los regalos y los caprichos de Navidad.

11. Mantener los gastos hormiga

Solo un café al día pueden costar entre 30 y 60 pesos, aproximadamente. Entre semana, la suma puede alcanzar hasta los 300 pesos. Al mes, sin contar los fines de semana, son alrededor de 1,800 pesos.

Si te preparases un termo con café todos los días, podrías tomarte más de uno y gastar la mitad de lo que desembolsas.

Las suscripciones pueden ser otro gasto hormiga importante si no accedes ni una vez al mes a las plataformas de streaming, por ejemplo. 

AHORA LEE: 10 consejos para tener una mudanza sin contratiempos

TAMBIÉN LEE: 4 estrategias para comprar una casa de manera segura

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTikTokTwitter y Youtube

AHORA VE: