Cuando Arash Amel era un niño en Irán, y luego en Gales, su habitación estaba llena de carteles de películas como “Indiana Jones y los cazadores del arca perdida” y “Volver al futuro”. Soñaba con algún día escribir en Hollywood. 

Ahora, los carteles de sus propias películas decoran las paredes de su casa en Los Ángeles, California. Ha trabajado con Nicole Kidman y Stanley Tucci y tiene proyectos en curso con los directores Guy Ritchie y Shawn Levy. 

En los próximos meses, Disney Plus estrenará “Rise” de Amel, una película biográfica que escribió sobre tres hermanos griegos nigerianos, incluyendo al basquetbolista de los Bucks de Milwaukee, Giannis Antetokounmpo, quien se convirtió en campeón de la NBA.

Amel, de 45 años, comenzó a enviar guiones cuando tenía 16 y como adulto joven devoró los libros de guiones de Syd Field. 

Cuando vio por primera vez una oportunidad en Hollywood, tenía una caja llena con 15 años de presentaciones rechazadas y casi una década de experiencia trabajando como analista de la industria de los medios. 

Así es como se abrió camino en la industria del entretenimiento para tener una historia de éxito como guionista.

1. Concéntrate en la meta y “escribe todos los días”

“Te enfrentarás a ciertos momentos de tu vida en los que tendrás que tomar decisiones”, dijo Amel a Insider. “Y para mí, desde que tenía 14 años, quería ser guionista de Hollywood”.

Mantener su enfoque en ese objetivo era fundamental. En King’s College, Londres, estudió para convertirse en abogado. Sin embargo, no podía verse pasando horas en la corte sin tiempo suficiente para escribir, por lo que se convirtió en profesor visitante de derecho.  

“Mientras todavía estás tratando de abrirte paso, escribe todos los días”, dijo. “Incluso durante una hora o dos. Esa disciplina es muy importante”. 

Como lo había hecho desde la secundaria, continuó enviando sus guiones a varios agentes de Londres. Esperaba unas semanas y luego llamaba para ver si habían leído su trabajo.

Hollywood
Julien Panie/Warner Bros

2. Sé implacable porque siempre hay “otra montaña” que escalar

“Cada vez que alguien me decía que no, aumentaba más el hambre”, dijo el guionista.

“Eso es parte del proceso de eliminación de la naturaleza”, continuó. “¿De verdad quieres esto? ¿De verdad quieres estar aquí? Porque la realidad es que cuando atraviesas la cortina, subes la montaña, hay otra cortina u otra montaña”.

Finalmente, un agente de Londres respondió a una de sus presentaciones y le dijo a Amel que su voz era muy “estadounidense”, con un atractivo amplio y convencional. Le recomendó concentrarse en contar ese tipo de historias.

En 2005, con su 14º guión de larga duración, “Nation State”, Amel dijo: “Encontré el primer atisbo de mi voz”. 

Su guión salió a todos los estudios de Hollywood durante un fin de semana de 2006 y esperó en su apartamento de Londres, encantado de que todo el mundo estuviera leyendo su trabajo. 

“Y luego todos declinaron”, recordó. 

Pero los ejecutivos del estudio querían conocerlo, y el guionista pronto emprendió lo que denominó “The Evian Tour” de Hollywood: durante 10 días, tuvo 30 reuniones con productores y ejecutivos, y donde quiera que fuera, un asistente le entregaba una botella de agua.   

3. Infórmate y prepárate

Tres años más tarde, Amel se mudó a Estados Unidos para apostar por Hollywood. Aún trabajando como analista de medios en Screen Digest, fue consultor de ejecutivos de la industria y comentarista frecuente de los medios sobre el futuro del negocio.

“Obtuve este curso intensivo práctico en el asiento delantero sobre la construcción de la nueva economía digital y el entretenimiento”, dijo. “Recuerdo estar justo en medio de las negociaciones entre Apple y los estudios sobre las primeras películas de iTunes”.

A los 33 años, el guionista tenía una gran perspectiva sobre lo que se vendía y lo que estaba cambiando en Hollywood. 

Una película de “King Tut” que escribió para 20th Century Fox nunca se hizo, pero al mismo tiempo escribió un guión sobre Grace Kelly que llegó a la Lista Negra de 2011, una encuesta anual de los guiones sin desarrollar más queridos que circulan por Hollywood.

Aunque no sería su debut en la pantalla grande —“Nation State”, su primera tarjeta de presentación, llegó a los cines norteamericanos como “Erased” en 2013— “Grace of Monaco” de Amel, protagonizada por Nicole Kidman, inauguró el Festival de Cine de Cannes en 2014.

4. Encuentra las lecciones en el fracaso

“La fama y la infamia, en términos de tu trabajo, son intercambiables”, dijo Amel a Insider.  

Cuando estuvo de pie en la alfombra roja de Cannes frente a miles de personas, todo en lo que podía pensar era en los titulares críticos a todo volumen sobre una película en la que no creía. 

“No hay nada que pueda pasar en una película que no haya pasado en esa película”, recordó el guionista sobre la miríada de errores: el director y los productores estaban en guerra por el estreno, el presupuesto no estaba equilibrado y la familia de Mónaco estaba tan crítica con la película que se saltó el festival de Cannes. 

Se preguntó si su carrera terminaría después de que se publicaran las reseñas. The Hollywood Reporter calificó la cinta como “un asunto rígido, teatral y tremendamente serio”; The Guardian la describió como una “catástrofe impresionante”.

“Tienen que presentarse oportunidades, pero también tienes que estar preparado”, dijo Amel. “Existe la falacia de que dirán: ‘¡Ven y escribe ‘Top Gun 2′!’ — pero a menos que hayas trabajado para convertirte en alguien capaz de asumir tanta responsabilidad, no estarás preparado para aprovechar al máximo la oportunidad”.

“No estaba preparado en términos de la escala de lo que había escrito”, agregó.

Rise
Patrick Redmond/20th Century Studios

Aun así, como productor del proyecto, Amel aprendió a resolver problemas en el set y a lidiar con las finanzas. Y el proyecto lo puso en un nuevo curso, uno en el que fue mucho más selectivo sobre con quién trabajaba. 

Eventualmente encontró un equipo en el que confiaba y que se ha quedado con él durante años. (Está representado por CAA y Matt Rosen en GrandView Management. Su abogado es David Fox). 

Su guión “A Private War” se convirtió en un candidato a los premios de 2019 y después de “Rise” tiene varias películas más en desarrollo.

“Rise” es particularmente significativa ya que su padre viajará a Estados Unidos para verlo. Antes de irse de Irán por la revolución a fines de la década de 1970, el padre de Amel trabajó como productor ejecutivo en un canal de televisión en dicho país haciendo documentales sociales contundentes. 

“’Rise’ es la culminación de un viaje para él”, dice el guionista. “Debido a la revolución, dejó de hacer su trabajo, terminó con dos hijos y se mudó a un nuevo país. Trata un poco de cerrar el círculo y poder mostrarle a mi papá: ‘Mira, aquí es donde los 30 años el viaje han terminado”. 

AHORA LEE: “Casarse está en griego” rompió el molde de las comedias románticas al demostrar que su heroína podía encontrarse en casa

TAMBIÉN LEE: 29 películas que te ayudarán aliviar tu estrés y ansiedad

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, Twitter, LinkedIn y YouTube

AHORA VE: