• Si de negocios familiares se trata, Kamilos 333, está en la cabeza de todos los tapatíos que quieren carne en su jugo.
  • Desde 1975, Kamilos ha trascendido generaciones de familias enteras y así enfrenta la pandemia.
  • Los dueños aseguran que gracias a la comunidad han podido sobrevivir a la crisis.

Si de negocios familiares se trata, Kamilos 333 está en la cabeza de todos los tapatíos, debido a que desde su fundación en 1975, la empresa ha sabido adaptarse a sus clientes.

Business Insider México habló con Fermín Camarena, hijo de los fundadores, Fermín Camarena García y Rosa Elena Meillon Sánchez, quienes iniciaron el concepto regional del restaurante en Guadalajara, Jalisco.

«Mi padre tenía mucha añoranza a los pueblos de Jalisco, a los objetos de campo y mi madre goza de un gran sazón, hasta la fecha ella es muy vigilante de que respetemos las recetas que inició», dijo Fermín.

Kamilos viene de un juego de palabras de los apellidos de los dos fundadores, una abreviación de Camarena y Meillon.

La carne en su jugo, un platillo único

Kamilos 333 actualemente | Cortesía

Femín cuenta que su padre, que era agricultor, quería rescatar las raíces del campo en cada elemento que conforma el restaurante y que ahora son piezas consideradas de museo.

En el momento de su inauguración, el personal solo comprendía cuatro personas y el horario solo era nocturno, para probar el platillo que se volvió un ícono de la zona: «la karne en su jugo»

«La carne en su jugo es uno de los platillos más tradicionales de Guadalajara, y más joven de la ciudad porque data de los finales de los 70. Y el barrio de Santa Teresita se hizo fama por él», dijo.

La madre de Fermín, Rosa Elena, es la que se ha encargado de las recetas que hacen famoso al restaurante como: los frijoles con elote, llamados kikos; las gorditas, el champurrado y las jericallas.

Fermín cuenta que escribir de manera diferente «la karne en su jugo» es un tributo a lo que realizaba su abuelo paterno, quien marcaba con una «k» a su ganado, por lo que la letra está siempre presente.

Pasar la batuta a las generaciones siguientes

Gracias a la gran demanda, Kamilos cambió de horario a 15 horas continuas y ya cuenta con 80 empleados, que se han vuelto parte de la familia de varios tapatíos que acudían desde que eran pequeños.

Con el paso de los años, el restaurante también se ha sabido adaptar al cambio en la sociedad y delegar responsabilidades a las nuevas generaciones.

Kamilos 333 | Cortesía

Por ejemplo, uno de los hijos de Fermín ahora es el encargado de llevar las recetas de su abuela y creó la versión vegana de la «karne en su jugo».

También su hija Magdalena es la encargada de llevar al restaurante a las redes sociales y compartir con la comunidad que ha hecho desde hace 47 años.

«Tiene su chiste seguir con la familia junta y, sobre todo, integrarnos a la comunidad, sobre todo cuando la resiliencia y el tratar de sobrevivir nos ayudaron mucho», dijo.

El restaurante ha trascendido generaciones enteras

Lidiar con la fama no los ha cambiado, asegura Fermín. Y es que el restaurante conserva el ambiente familiar que tanto le gusta a locales y a turistas.

«La comida típica no debe ser ajena y debe trascender en edades; cuando veo generaciones pasar por aquí es el mejor reconocimiento que podemos tener. Somos un restaurante vigente donde las familias han venido por años», dijo.

La primera entrevista del restaurante fue en 1992, en el programa de cocina «Sra. Zarate», uno de los primeros shows televisivos de cocina en México.

Interior de Kamilos | Cortesía

Además, el restaurante ha tenido varios premios como el Título de calidad turística, el industrial restaurantero distinguido, The Bizz Award y más reciente entraron al Salón de la Fama de TripAdvisor en 2019.

«Somos un lugar popular, del pueblo, donde se refleja la comunidad. Somos ese lugar del barrio, sin manteles, ese lugar bajo tejas que efectivamente huele a tierra mojada. Contamos con el corazón de la gente«, asegura.

Los clientes ayudaron a Kamilos a enfrentar su mayor crisis

El restaurante también ha enfrentado problemas como la pandemia por Covid-19 en 2020. En ese momento, tuvieron pérdidas de hasta 2 millones de pesos y vendieron una propiedad para seguir en pie, sin despedir a nadie.

Carne en su jugo vegana | Cortesía

«Los clientes increíblemente fueron solidarios, el éxito de esta incursión en delivery fue en el apoyo de ellos, fueron pacientes con nosotros. Uno de los clientes nos dijo: ‘Aquí estoy para apoyarte'», aseguró.

El restaurante —como toda la industria— tuvo que empezar con envíos a domicilio y su inclusión en aplicaciones de comida para poder subsistir. Fermín cuenta que también la ayuda de la comunidad significó demasiado para poder sobrellevar la crisis.

«Después de tantos años, este restaurante ya es de la familia, ya es de la comunidad, somos de los trabajadores», agregó.

«Un restaurante es un miembro más de la familia»

Trabajadores de Kamilos 333 | Cortesía

Ahora, Kamilos 333 puede ver una recuperación poco a poco y espera que este año, las cosas vayan tomando su curso como antes de la pandemia.

«Los restauranteros somos testigos del desarrollo de las sociedades y somos un resumen del contexto. Un restaurante es como un miembro más de las familias, tienen a donde llegar para vivir experiencia», concluyó.

AHORA LEE: Los dueños de un restaurante que emplea 4 meseros robot revelan sus inconvenientes

TAMBIÉN LEE: TikTok abrirá 300 restaurantes para ofrecer algunas de sus tendencias más virales como la pasta feta 

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTwitter y Youtube

AHORA VE: