• Los neobancos tienen un rol cada vez más importante y central en el escenario financiero global.
  • Si bien en su mayoría surgen a partir de fintechs, muchos otros surgen como iniciativas de las entidades financieras tradicionales.
  • La idea es crear soluciones más efectivas, rápidas y sencillas.
  • ¡Nos vemos en TikTok!

Los bancos digitales o neobancos están tomando un rol cada vez más importante y central en el escenario financiero global, y México no es la excepción. Estas instituciones financieras que nacen y operan completamente en línea y sin sucursales físicas presentan un gran horizonte de oportunidades.

El desarrollo y aprovechamiento de nuevas tecnologías orientadas a la digitalización de las finanzas, tendencia que se profundizó durante la pandemia, creó las condiciones ideales para la explosión de estos bancos 100% digitales, que se popularizaron rápidamente gracias a sus bajos costos de operación y su capacidad para crecer con ayuda de la tecnología. Si bien en su mayoría surgen a partir de fintechs, que tomaron la delantera para captar a estos clientes, muchos otros surgen como iniciativas de las entidades financieras tradicionales, que buscan mantenerse competitivas en el segmento.

En los últimos años, según datos de Fintech Latam, los usuarios con algún producto o servicio financiero en un banco digital en la región se multiplicaron y superaron los 80 millones. México se configura como el segundo mercado en importancia, detrás de Brasil; y según la misma entidad, en México hay actualmente 14 neobancos.

Un marco regulatorio apropiado

A partir de la “Ley Fintech”, promulgada en 2018, para la creación de neobancos se requiere una autorización expresa que emite la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que previamente tiene que pasar por un Comité Institucional en el que participan Hacienda y Banxico. La CNBV indicó, en marzo pasado, que había seis solicitudes pendientes para la creación de nuevos bancos digitales, por lo que se espera que este ecosistema siga creciendo.

Los neobancos dan un paso más que sólo la modernización de los canales tradicionales. Su oferta 100% digital los convierte en una opción atractiva, moderna e intuitiva para un segmento de la población que no se siente identificada por la banca tradicional o que prefiere evitar sus costumbres, como la visita a sucursales físicas. Dentro de sus principales ventajas, estas entidades tienen una experiencia más cercana a los usuarios, aprovechando la tecnología y permiten que sus usuarios realicen una gran cantidad de operaciones financieras de manera fácil y rápida, adaptándose a su estilo de vida en constante evolución y cambio.

La llegada de estos nuevos actores implica que los bancos tengan un ecosistema financiero digital cada vez más competitivo y ágil, que fomente la innovación y ponga en el centro las necesidades de las personas. Para lograr este objetivo, es importante que adopten tecnologías disruptivas para no quedarse atrás y continuar liderando el segmento.

Foco en las necesidades del usuario

En ese sentido, es fundamental considerar algunos aspectos clave para una transformación digital exitosa, como la experiencia del usuario, el time-to-market, la seguridad y la humanización de los servicios financieros. Además, la personalización es cada vez más relevante, porque en cada interacción el usuario demanda un viaje insuperable y adaptado a sus necesidades.

Esto hay que combinarlo con velocidad, pero sin dejar de lado la protección, ya que sin seguridad no hay transacción financiera. En esta industria es vital proteger la privacidad y los datos del cliente con la incorporación de herramientas que aumenten la confianza de los usuarios en los canales digitales, sin comprometer la experiencia y sin olvidar que la persona tiene que estar en el centro de la innovación.  

Todos aquellos que somos protagonistas de la transformación digital y que a lo largo de estos años acompañamos el proceso de digitalización de muchísimas instituciones financieras sabemos que la clave es trabajar enfocados en cómo crear soluciones más efectivas, rápidas y sencillas.

Un excelente ejemplo es Billú de Afirme, que se convirtió en el primer banco de México en apostar por el metaverso y que recientemente lanzó una tarjeta personalizada brindando a sus usuarios productos y servicios que se adapten a sus vidas y reflejen su individualidad. Sin duda, cada vez habrá más de estas propuestas. El ecosistema de los neobancos seguirá en expansión, promoviendo la inclusión financiera e impulsando una nueva era de innovación.

* Daniel Aguilar Arias es VP de Desarrollo de Negocios en LATAM de Veritran.

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, LinkedIn, TikTok, Threads, Twitter y YouTube

Consulta a más columnistas en nuestra sección de Opinión