• En un mercado laboral cada vez más incierto, con procesos como la Gran Renuncia y el auge de la formación autodidacta, las habilidades blandas parecen ganar peso frente a las competencias técnicas.
  • Sin embargo, el experto en estrategia empresarial, Bernard Marr, destaca otras herramientas.
  • Conoce de qué se trata a continuación e impleméntalas en tu carrera.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en Instagram? Síguenos.

El mercado laboral actual parece, cuando menos, incierto, esto debido a cambios relacionados con la situación económica. A a ello, se suma una creciente relevancia de competencias que hasta ahora quedaban en segundo plano, como las habilidades blandas.

La primera tendencia se refleja en los niveles de rotación de personal. La segunda en que los reclutadores tienen cada vez más en cuenta cuestiones como la empatía o el liderazgo; dan menos importancia a las habilidades técnicas. 

Todo ello ocurre en un contexto en el que el aprendizaje de esas habilidades técnicas se desliga progresivamente de la educación «en forma» y se apega a otros tipos de formación como programas académicos intensivos y bootcamps más demandados para triunfar en el mercado laboral. 

Sin embargo, las competencias digitales continúan sirviendo como «regla» para el área de Recursos Humanos, más allá de otras habilidades.

Prueba de ello es que las utilizan para medir el cociente digital de los empleados y decidir en función de este indicador su posterior contratación o no.

El escritor y consultor empresarial, Bernard Marr, también cree que este tipo de habilidades son esenciales para triunfar profesionalmente.

Así lo expuso en Forbes, donde detalló las 20 competencias que cree que «serán esenciales para alcanzar el éxito en un mundo digital».

Marr basó esta selección en su libro Â«Habilidades del futuro: las 20 habilidades y competencias que todo el mundo necesita para triunfar en un mundo digital)».

1. Alfabetización digital

El autor definió esta habilidad como Â«las competencias digitales necesarias para aprender, trabajar y desenvolverse en la vida cotidiana».

Se trata de lo básico: el uso de dispositivos electrónicos y aplicaciones con confianza, la colaboración a través de herramientas digitales o el manejo de datos. 

«Mantenerse al día con las nuevas tecnologías», sintetizó Marr, refiriéndose, por ejemplo, a cuestiones como saber esquivar las estafas en línea.

2. Conocimiento de datos

«No cabe duda de que los datos son ahora un activo empresarial», defendió el autor. 

Esto implica que las organizaciones demanden perfiles que sepan manejar esos datos.

«Ser capaz de acceder a los datos apropiados; trabajar con ellos con soltura; extraer su significado; y comunicar ideas basándose en ellos a otros compañeros». 

Sin embargo, ha matizado que también hay que saber cuestionar la validez de los datos, no seguirlos «a ciegas». 

3. Competencias técnicas

Aunque antes señalábamos la importancia creciente de las habilidades blandas, el autor señaló que las competencias técnicas son necesarias para muchos trabajos.

«Si eres contable, por ejemplo, tus competencias profesionales en contabilidad son técnicas. Lo mismo ocurre con un fontanero, un enfermero, un camionero (…)».

Marr indicó que esos conocimientos técnicos intrínsecos al sector profesional deben mantenerse «actualizados». 

4. Consciencia de las amenazas digitales

«Significa ser consciente de los peligros de estar online o de utilizar dispositivos digitales», especificó el autor, refiriéndose a cuestiones como la piratería, el pishing, la privacidad o el ciberacoso, así como a las herramientas para saber gestionarlas.

5. Pensamiento crítico

Marr explicó que, en un contexto de noticias falsas en el que proliferan las cámaras de eco en redes sociales y la sobrecarga de información, el pensamiento crítico es «una de las habilidades más importantes para cultivar y tener éxito».

Definió esta manera de razonar como «pensar de forma objetiva, es decir, analizar problemas o situaciones basándose en pruebas empíricas». 

Según el experto en competencias digitales, solo a través del pensamiento crítico se puede «construir una comprensión profunda de lo que está pasando» y tomar decisiones.

6. Criterio y toma de decisiones complejas

La rapidez y la determinación en la toma de decisiones se vuelve cada vez más relevante.

«Debemos invertir en nuestra capacidad de tomar decisiones», lo que señaló que implica identificar el impacto que las preferencias, los valores o los privilegios tienen en el juicio personal. 

7. Inteligencia emocional y empatía

Aunque Marr sostuvo que las competencias técnicas son imprescindibles en un futuro digital, pero también pondera la relevancia de las habilidades blandas.

 Â«Mientras haya seres humanos en el trabajo, necesitaremos inteligencia emocional y empatía», consideró.

«Una persona emocionalmente inteligente es consciente de que sus emociones influyen en su comportamiento y afectan a los que le rodean, y es capaz de gestionarlas en consecuencia», afirmó.

8. Creatividad

El autor subrayó esta cualidad como «absolutamente necesaria» en el lugar de trabajo, especialmente en un contexto en el que cada vez gana más presencia la automatización.

«La creatividad permite pensar de forma creativa (tener nuevas ideas, imaginar más allá del statu quo) y resolver problemas», dijo.

9. Colaboración y trabajo en equipo

El trabajo en equipo es una de esas habilidades, según el autor, que «parecen obvias» para alcanzar el éxito profesional, pero que se encuentra en proceso de cambio por cuestiones como el trabajo remoto, el modelo híbrido, por proyectos, entre otros.

«Con equipos descentralizados necesitaremos más que nunca las habilidades de colaboración», destacó.

10. Comunicación interpersonal

En este caso, es una «habilidad vital para el éxito en el trabajo», según Marr.

El autor apuntó que «no todos nos comunicamos de la misma manera», por lo que «si puedes identificar tu propio estilo y los de los demás, podrás adaptar el tuyo en función de la audiencia».

11. Trabajar por proyectos

El experto en estrategia empresarial apostó en su libro por un futuro en el que cada vez más gente trabaje como freelance o por proyectos.

Basándose en esto, aconseja a la gente que pruebe a hacerlo manteniendo su puesto «tradicional». 

«La capacidad de los freelancers para ser flexibles y asumir la responsabilidad de su desarrollo profesional es algo de lo que todos podemos aprender», expresó.

12. Adaptabilidad y flexibilidad

La proliferación de nuevas tecnologías, la progresiva automatización o la evolución de los ritmos de trabajo conllevan, de acuerdo con Marr, que el cambio y la capacidad de resistirlo vayan a ser cada vez más imprescindibles en los trabajadores del mañana. 

«La adaptabilidad o la capacidad de ajustarse a nuevas condiciones es clave», reflexionó, por lo que contar con apertura mental, curiosidad y ganas de aprender va a ser vital a la hora de afrontar los cambios. 

13. Inteligencia cultural y consciencia de la diversidad

La creación de un mundo y un entorno laboral más justo consiste, según el autor, en ser consciente de «nuestras múltiples diferencias» y no pasarlas por alto. 

La consciencia de la diversidad, explica Marr, implica conocer esa diversidad y reconocer que se trata de algo positivo. 

Por otro lado, otra competencia es inteligencia cultural, que hace referencia a «nuestra capacidad para relacionarnos con personas de diferentes orígenes». 

14. Conciencia ética

El experto en competencias digitales y consultor empresarial detalló que la transformación digital originó nuevos retos éticos como pueden ser los dilemas que rodean a la inteligencia artificial o el uso de los datos personales de los usuarios. 

«No es de extrañar que las empresas se den cuenta de que la ética es una cuestión crítica», expuso el autor, indicando que esto puede hacer que cada vez contraten a más perfiles que sepan solventar esos retos éticos. 

15. Habilidades de liderazgo

Otra competencia que, al igual que con el trabajo en equipo, se podría considerar clásica.

No obstante, el entorno laboral del siglo XXI, con plantillas de trabajo deslocalizadas, aumento de la diversidad o economía colaborativa, conlleva que el liderazgo sea importante para cualquier persona.

Ya sea encabezar un proyecto o un departamento, sostuvo Marr, el liderazgo en una competencia indispensable. 

16. La marca personal y crear redes

Construir una marca personal para triunfar en el mercado laboral siempre ha sido relevante, pero está dejando de ser necesaria solo en perfiles públicos como portavoces o empresarios. 

«En la era digital, tu reputación existe en el mundo en línea tanto como en el real», apuntó el autor.

Sabiendo esto, la marca personal se puede aprovechar para mostrar la experiencia profesional, establecer nuevas conexiones y, en definitiva, mejorar la carrera laboral. 

 17. Gestión del tiempo

La deslocalización del trabajo provocó que la gestión eficaz del tiempo sea algo capital para un buen rendimiento laboral y una buena salud mental.

«La gestión del tiempo consiste en trabajar de forma más inteligente, en lugar de hacerlo más duro o durante más tiempo», matizó. 

18. Curiosidad y aprendizaje continuo

«Si tuviera que elegir una sola habilidad que todo el mundo debe cultivar, sería la curiosidad y el aprendizaje continuo», destacó el autor.

Sin distinción de edad o sector, Marr defendió que, si se consigue «despertar» el deseo de aprender, se estará dando una oportunidad a alcanzar una vida más exitosa y satisfactoria. 

19. Abrazar y celebrar el cambio

Aunque ya se ha estipulado como una competencia indispensable la capacidad de adaptarse al cambio, también es necesario contar con habilidades prácticas para «abrazar» ese ajuste. Esto implica, según el autor, dos procesos diferentes. 

Por un lado, «aprender a gestionar el cambio», impulsándolo e implementándolo.

Por otro, «aprender a navegarlo desde el lado personal», es decir, cuando se está recibiendo ese cambio.

20. Cuidarse a uno mismo

Por último, Marr explicó que, más allá de las habilidades y competencias, «con tantas cosas que pasan en el mundo», se debe «invertir tiempo y energía en cuidarse bien». 

En ese sentido, comentó que es necesario cuidar la salud física y mental, hacer ejercicio, reducir el estrés, comer bien, mantener una rutina de sueño y pasar tiempo de calidad con las personas que importan. 

AHORA LEE: 5 razones por las que debes publicar tu despido en LinkedIn

TAMBIÉN LEE: Duelo por perder el trabajo: de esta manera puedes lidiar con tus emociones

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTikTokTwitter y Youtube

AHORA VE: