• Lo principal que debes considerar además de los servicios de internet y luz son los gastos fijos como el transporte si es necesario, comida y renta.
  • Además puedes calcular cuánto cobrar por hora basado en algún salario mensual como si estuvieras en una empresa.
  • No te olvides de incluir gastos como papelería, impresiones, la devaluación de tu equipo y los programas de pago mensual que requieras.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta de Instagram? Síguenos.

Cuando incursionas en el mundo del freelance, poner precio a tus servicios puede ser confuso. ¿Cuánto cobrar por tu trabajo? ¿Estás cobrando mucho o poco? ¿Deberías hacerle algún descuento a tu cliente? Esas preguntas pueden agobiarte y hacerte sentir perdido. Pero, todo trabajador freelance ha pasado por lo mismo.

Preguntamos a diferentes trabajadores freelance qué toman en cuenta para ponerle precio a su trabajo.

Aunque no hay una fórmula que funcione para todos, la mayoría coincide en que lo principal que debes considerar además de los servicios de internet y luz son los gastos fijos como el transporte si es necesario, comida y renta.

Cómo calcular cuánto cobrar por cada hora de trabajo freelance

Brenda Huezo, diseñadora gráfica, y Sergio Rincón, reportero, recomiendan establecer un salario fijo mensual como si estuvieras trabajando en una empresa. 

“A pesar de saber que no es algo fijo, me ayuda a saber que menos de eso no me es rentable”, explica Huezo.

Para hacerlo, puedes basarte en cuánto ofrecen las empresas por empleados con tu perfil. También puedes tomar tu lista de gastos fijos y añadirle un extra para ahorro o entretenimiento.

Este total lo divides entre dos (para saber tu salario quincenal) y el resultado lo divides otra vez pero entre 15; ese total será el precio que ganarás por día. Finalmente ese número se divide entre 8 para calcular el precio por hora.

Si por ejemplo tu salario mensual debería ser de 16,000 pesos al mes, obtendrás 8,000 a la quincena. Es decir, 533 pesos al día o 67 por hora trabajada.

Un consejo es que tomes en cuenta también tu experiencia laboral y seas realista con tus habilidades.

En cuanto a en qué casos cobrar de esta manera, Huezo lo suele hacer cuando el trabajo es sencillo. Por ejemplo: una portada de libro, algún material de ilustración, plantillas para redes, tarjetas de presentación para imprimir, etc. 

Si el producto requiere más detalles y tome más tiempo, podrías entonces ofrecer un descuento a tu cliente y cobrarle un precio total por todo el trabajo.

Qué considerar para calcular el precio de un proyecto

Muchos trabajadores freelance suelen manejarse por proyectos, sobre todo en áreas como diseño, escritura o fotografía. Y a veces, por la naturaleza del trabajo hay que tomar en cuenta que pueden haber cambios o modificaciones del cliente, o requerir más atención.

Para cobrar por un proyecto que durará varios días Huezo y Kazuo Arima, otro diseñador gráfico, verifican cuáles son las necesidades del cliente. Posterior a eso, hacen una lista con todos los posibles materiales que podrían necesitar y arman un paquete considerando también recursos específicos como bancos de fotos y vectores o papelería.

Con esta información arman un paquete para su cliente y le muestran el presupuesto desglosado. Aquí puedes considerar realizarle algún descuento por ser un proyecto más largo.

En cuanto a trabajos de fotografía, Maria Langarica pone precio por hora y considera la devaluación de su equipo así como los programas de edición que pueda necesitar. Mientras que Angélica Topete se maneja por paquetes donde incluye cierto tiempo de sesión y el material a entregar —que es lo que hará la diferencia en el precio pues pueden ser solo los archivos digitales o las fotos impresas.

Langarica suele cobrar 1,600 pesos por boda, y un bautizo en 2,000 pesos si solo es la hora; los viáticos lo maneja por aparte, y tiene un precio fijo de cuánta será su ganancia dependiendo el evento y a eso le sube el costo de álbum, ayudantes, etc. 

Topete señala que también es importante destinar cierto porcentaje de tu precio como trabajador a cursos de capacitación para mantenerte lo más actualizado posible. 

¿Cuánto cobrar por un trabajo escrito?

Los trabajos escritos suelen ser o trabajos periodísticos en los que hay que salir a buscar información o aquellos que tienen que ver con corrección de estilo y traducciones o transcripciones. Derivado de esto los gastos y la manera de cobrar puede ser diferente.

Bruno Lemmonier, comunicólogo que se dedica a hacer corrección de textos, traducciones y elaboración de reportes dice que no cobra por tiempo, sino más bien por trabajo. 

Por ejemplo, si corregirá un texto en español, el precio lo establece dependiendo la complejidad y extensión. Puede ser por palabra, si es corto o cuartilla si es largo; este monto sube si es en inglés o si es un reporte muy complejo. 

Si por otro lado es una tesis de más de 200 cuartillas, él suele hacer un descuento por ejemplo, cobrar 50 pesos por cuartilla en lugar de 70 pesos.

“Creo que lo importante es no malbaratar el trabajo,porque cualquier labor es digna de ser bien pagada y porque se genera una competencia desleal. Si cobras muy barato, haces que los demás tengan que bajar sus precios para competir”, explica Lemmonier.

Rincón, también establece el precio dependiendo de la complejidad, pues “no es lo mismo un reportaje donde tengo que ir a campo, que hacer una nota desde mi escritorio”; explica. 

Otro punto que él valora mucho es la experiencia que tiene, pues ya cuenta con cierto perfil para lograr trabajos más complejos. Contempla los días que tardará y añade los gastos hormiga como el cafecito que se toma con alguna fuente, copias, impresiones y papelería en general.

“Si algún reportaje requiere ir a otro estado hago un presupuesto considerando vuelo, renta de carro, alojamiento y sumo 3,000 pesos extra por cualquier emergencia”, explica Rincón.

Cómo calcular cuánto cobrar por un trabajo de diseño

Para los trabajos de diseño se suelen necesitar programas específicos que normalmente suelen requerir un pago mensual. Con estos se puede seguir una fórmula similar a la de más arriba. 

Puedes hacer la suma de cuánto pagas mensualmente por todos y esto dividirlo entre 30. De esa manera sabes cuánto pagas por día y sumarlo a tu lista de gastos fijos. 

Daniel Ramos, desarrollador de aplicaciones y páginas web primero pregunta a su cliente qué es lo que requiere y hace una lista. Si solo es una página web sencilla, cobra al rededor de 3,000 pesos por hacerla y por asesorar a la persona. 

Pero si es una aplicación que requiere más trabajo la divide por secciones y le pone precio a cada una. Aunado a ello, pregunta si ya tienen el diseño o también será necesario hacerlo para añadir un costo extra.  

Por otro lado, la abogada Dalia Morquecho suele cobrar dependiendo la dificultad de la investigación que tendrá que hacer y el tiempo que tardará en hacer el escrito o entregable. A eso le suma sus gastos fijos.

Arima toma en cuenta tres factores: la dificultad, el tiempo de entrega y la negociación del presupuesto que el cliente tiene para el proyecto. Hace el cálculo de cuántas horas le va a llevar y con la misma formula de arriba le pone precio. A ello le suma un 5% por la devaluación de su equipo y el costo de los programas que utiliza. 

AHORA LEE: La guía del freelance: ¿qué régimen fiscal te conviene?

TAMBIÉN LEE: La guía del freelance: ¿Cómo emitir facturas electrónicas desde el portal del SAT?

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTikTok, Twitter y Youtube

AHORA VE: