• El ex director de operaciones de Nissan, Andy Palmer, dice que el futuro de la industria son los modelos de suscripción.
  • En este artículo de opinión, dice que los millennials y la generación Z están acostumbrados a esos modelos.
  • Podrían combinar la flexibilidad de la renta con los beneficios de la propiedad, escribe.

Un vistazo rápido a sus extractos bancarios probablemente revelará un tema constante en las transacciones de cada mes: pagos a Netflix, Apple Music o Amazon Prime.

Una generación de consumidores (y soy uno de ellos) se volvió adicta a los servicios de suscripción.

Ahora, los servicios de suscripción simples y sin ataduras parecen existir para todos los productos posibles. Y los automóviles se están sumando al aumento de las suscripciones.

De hecho, la industria automotriz ha experimentado una gran agitación durante la última década.

Los ejecutivos automotrices dedican la mayor parte de su tiempo y atención a adaptar la composición física y técnica de los automóviles que producen; como el cambio de motores de combustión interna a híbridos o eléctricos en respuesta a un mercado más consciente del clima.

Sin embargo, las actitudes cambiantes de los consumidores impulsan otro cambio importante con el que debe lidiar la industria; pero los ejecutivos automotrices se están dando cuenta lentamente de ello.

Los modelos de suscripción pueden llegar a la industria automotriz

La industria es conocida desde hace mucho tiempo por su resistencia al cambio; también, encuentra que el comportamiento del consumidor difícil de navegar. Pero la buena noticia es que requiere un cambio de marketing en lugar de uno operativo, que es más fácil de administrar.

De hecho, los fabricantes que ya atienden a un público más joven. Naturalmente, encontrarán más fácil este cambio en el marketing.

Por ejemplo, en septiembre de 2020, Volvo se convirtió en una de las primeras marcas en lanzar un modelo de suscripción directo al consumidor. Sixt, el servicio de alquiler internacional, también lanzó un servicio de suscripción en el mismo mes.

Por una tarifa mensual, Volvo les da a los conductores acceso a un automóvil con todo menos combustible incluido en el paquete. La simplicidad de esto atrae a las generaciones más jóvenes y a los habitantes urbanos que ven los autos con menos emoción y romance que los de hace años.

Los modelos de suscripción prosperarán con los vehículos eléctricos

Para los baby boomers, los automóviles representaban la prosperidad de la posguerra. El VW Beetle se convirtió en un ícono generacional en las décadas de 1960 y 1970.

Para la Generación X —que tuvo su auge económico durante la era de los yuppies y el exceso llamativo de Margaret Thatcher—, los coches simbolizaban el estatus y la riqueza.

Los estilos de vida y los presupuestos de los millennials y de la generación Z son la razón que los coloca como los usuarios más habituales de los servicios de suscripción.

Para muchos, la belleza del modelo de suscripción de automóvil es que confiere la conveniencia de viajar en automóvil —proporcionado por aplicaciones de transporte compartido como Uber, Lyft o ZipCar—; mientras que les brinda a los clientes su propio automóvil, que no tienen que compartir, al que pueden llegar a apegarse.

También existe el argumento de que, a medida que los vehículos de emisión cero se vuelven más populares, el modelo de suscripción se adapta mejor a los vehículos eléctricos.

Con el tiempo y después de un uso excesivo, las baterías de los vehículos eléctricos pierden eficacia. Esto significa que obtendrá progresivamente menos kilometraje con una sola carga.

En lugar de reemplazar todo el vehículo —que sería muy costoso e ineficiente— es posible que la renta de baterías se convierta en el modus operandi para los automovilistas en un futuro próximo.

Si bien el paquete completo de suscripción de automóviles de Volvo generó entusiasmo, Renault está liderando el camino cuando se trata de renta de baterías. Al comprar un Renault Zoe, los compradores pueden optar por arrendar una batería por suscripción en lugar de poseerla directamente. Esto reduce el precio de un automóvil nuevo en casi 10,000 dólares.

Dado que el modelo de Netflix se está volviendo tan popular en otras industrias, es lógico que los consumidores comiencen a exigir este nivel de flexibilidad para artículos más costosos a medida que los hábitos continúen cambiando.

Andy Palmer fue director ejecutivo de Aston Martin y director de operaciones de Nissan. Ocupa cargos no ejecutivos, incluido el de presidente de la empresa de autobuses eléctricos Switch Mobility, vicepresidente del fabricante de baterías InoBat y presidente de la empresa de scooters eléctricos Hilo.

AHORA LEE: Rimac Automobili pasó de ser una empresa desconocida de vehículos eléctricos a un actor importante en 12 años —su fundador revela cómo logró una gestión exitosa

TAMBIÉN LEE: General Motors incrementa 75% su inversión en vehículos eléctricos hacia 2025

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedIn y Twitter.