• La política de austeridad del gobierno de AMLO y la firma del TMEC fueron cruciales para que México conserve su calificación grado de inversión.
  • Pero en el caso de Fitch, la nota soberana de México se encuentra a un peldaño de caer en Grado de No Inversión Especulativo.
  • Las agencias de calificación crediticia advierten el entorno de incertidumbre por las reformas de AMLO que han afectado el ritmo de inversión en el país.

La agencia de calificación crediticia Fitch mantuvo la nota de México en BBB– con una perspectiva estable. Esto a pesar del impacto de la crisis económica y las políticas del gobierno mexicano que han causado incertidumbre entre el sector privado. Para Fitch, México está a un peldaño de perder su nota considerada de inversión y caer a Grado de No inversión Especulativo.

En abril de 2020, Fitch redujo la calificación de México desde BBB+ a BBB- en la antesala de la pandemia de Covid-19. S&P hizo lo propio al reducir su perspectiva desde BBB+ a BBB en marzo del año pasado. Asimismo, la calificadora Moody’s disminuyó la nota soberana en abril de 2020, desde A3 a Baa1, citando el impacto del confinamiento sanitario y la carga fiscal que representa Pemex para el gobierno mexicano.

Sin embargo, Fitch señaló que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha llevado a cabo una política fiscal prudente. La política de reducción del gasto público ayudó a un «sólido desempeño de las finanzas públicas que abonan a la estabilidad macroeconómica y a la confianza para la inversión». La calificadora incluso aumentó el pronóstico de crecimiento de México a 5% desde 4.2% para 2020.

Deuda controlada y estabilidad macroeconómica de México mantienen calificación

Tanto Fitch Ratings como Moody’s han decidido mantener la calificación de México en grado de inversión ante un relativo control de su deuda pública, en especial al compararse con economías similares. Ambas calificadoras coincidieron que el choque en las finanzas públicas fue limitado después de la pandemia, principalmente por una política de austeridad y un confinamiento sanitario menos severo.

Se espera que la firma del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC) que impulsó el gobierno de AMLO en 2020, pueda generar un crecimiento de 5%, al compararse con el año pasado. Esto debido a que aumentará la demanda de productos mexicanos en 2020 a causa de los estímulos fiscales implementados en Estados Unidos.

Sin embargo, las calificadoras continúan advirtiendo al gobierno mexicano sobre las políticas que están aumentando la incertidumbre entre el sector privado. Las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica y a la Ley de Hidrocarburos han creado un entorno de incertidumbre para las inversiones en el sector energético de acuerdo con algunos expertos. Esto ha generado un contexto de baja inversión económica, lo que se conjuga con una débil demanda interna y un limitado crecimiento en la productividad.

AHORA LEE: El gobierno de AMLO rezagó el gasto en salud durante la pandemia, de acuerdo con la Cuenta Pública 2020

TAMBIÉN LEE: Los bancos apuestan al otorgamiento de hipotecas para amortiguar impacto de pandemia

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedIn y Twitter