• Greg Glassman, fundador y CEO de CrossFit, se vio envuelto en polémica tras tuitear un comentario racista.
  • Debido a esto, el 7 de junio Reebok, el mayor patrocinador de la compañía, anunció que se retiraría de su patrocinio de 10 años a finales de año.
  • Business Insider habló con más de 30 exempleados corporativos, atletas de marca y propietarios de gimnasios afiliados para conocer la cultura de la compañía.

El tuit que lo arruinó fue corto. El 6 de junio, Greg Glassman, fundador y CEO de CrossFit, un gimnasio de culto, acudió a Twitter. En respuesta a otro tuit sobre el racismo como un problema de salud pública, escribió: «Es FLOYD-19».

El tuit, que llegó en el apogeo de las protestas contra la brutalidad policial tras el asesinato de George Floyd y tres meses después de la pandemia de coronavirus, fue ampliamente criticado. Glassman emitió una disculpa al día siguiente, escribiendo: «Fue un error, no racista sino un error», pero la reacción fue rápida.

El 7 de junio, Reebok, el mayor patrocinador de la compañía, anunció que se retiraría de su patrocinio de 10 años a finales de año. Para el 18 de junio, más de 1,400 gimnasios habían caído o estaban en proceso de abandonar sus afiliaciones con CrossFit, según Morning Chalk Up. (Un portavoz de CrossFit dijo que el número oficial está más cerca de 450; podría haber propietarios adicionales que tengan la intención de desafiliarse, pero que aún no hayan comenzado el proceso). Y el 9 de junio, Glassman anunció que dejaría su cargo como CEO.

El tuit fue el más reciente en una serie de comentarios controvertidos que, según las fuentes, eran indicativos de la forma en que Glassman manejaba CrossFit. Un exproductor de videos en la sede de Scotts Valley, California, Marston Sawyers, dijo a Business Insider: «Toda su cultura se basó en la controversia y siempre tratarían de impulsar eso».

Business Insider habló con más de 30 exempleados corporativos, atletas de marca y propietarios de gimnasios afiliados para conocer la cultura de la compañía. A través de estas conversaciones, surgió una serie de tendencias. Ellos afirmaron que era un lugar de trabajo tóxico que degradaba a las mujeres, operaba con represalias, y se regía por el miedo a ponerse del lado malo de Glassman.

LEE LA HISTORIA COMPLETA EN BI PREMIUM

AHORA LEE: El presidente de Cruz Azul rechaza las acusaciones de delincuencia organizada y lavado de dinero

TAMBIÉN LEE: LA Galaxy despide a uno de sus futbolistas tras comentarios racistas de su esposa

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagram Twitter