• ¿No te están saliendo bien las últimas entrevistas de trabajo? Es posible que no las estés preparando debidamente.
  • También es posible que tu postura física denote desconfianza.
  • Sigue estos consejos de este abogado laboral con 35 años de experiencia y te convertirás en el candidato ideal.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en Instagram? Síguenos.

Si no se te dan bien las entrevistas de trabajo, y te pones nervioso cada vez que falta poquito para la siguiente, no te preocupes porque a cualquier candidato le pasa. Son situaciones estresantes y duras porque estás siendo analizado y tienes mucho en juego.

No obstante, es posible que ello cause que entres en una entrevista mostrando inseguridad. O quizás lo que ocurre es que te dan tanto miedo estas charlas que no inviertes tiempo los días antes para prepararte.

Aunque hay parte del éxito de una entrevista de trabajo que está fuera de tu control, existen muchos factores que dependen de ti: cómo te has preparado, tu expresión corporal, cómo respondes a las preguntas más incómodas, por ejemplo.

Para auxiliarte en tu próxima entrevista de trabajo, y convertirte en un candidato irresistible, Tirso Gracia, socio de Galibier Legal, despacho de abogados especialistas en el ámbito laboral, da consejos sobre el tema.

Con sus 35 años de experiencia en el mundo laboral, y en la búsqueda y potenciación de talento, Gracia ha vivido cientos de procesos desde todos los ámbitos posibles.

Estos son sus trucos para que dejen de darte miedo las entrevistas de trabajo y las domines casi todas de ahora en adelante.

1. Prepárate realizando simulaciones

«El éxito se cosecha a través del entrenamiento», explica Gracia. «Piensa en los que ganan medallas olímpicas. Detrás de estas victorias no hay suerte: hay trabajo, preparación…». 

Lo mismo puede aplicarse a las entrevistas de trabajo. Busca algunas de las preguntas más habituales, prepara unas buenas respuestas y ensaya. 

Puedes preguntarle a un amigo que te haga de entrevistador, o bien grabarte y luego analizarte. 

También puedes investigar cuáles son las preguntas que suelen utilizar los reclutadores de la empresa en cuestión.

2. Prepara un «acordeón» con 10 puntos fuertes sobre tu perfil laboral

¿Cuáles son tus habilidades más fuertes? Â¿Tienes logros laborales que quieras destacar? Anota tus 10 fortalezas como trabajador en forma de listado y memorízalas. 

Tu misión como candidato durante una entrevista de trabajo es buscar los mejores momentos para presentar todos y cada uno de los tópicos de tu listado. Así, al acabar la charla habrás presentado la imagen que querías dar.

También puedes usar estos puntos como Â«anclas» a las que regresar cada vez que notes que no sabes qué responder o que sientas que pierdes algo de seguridad.

3. Habla muy despacio

«Este truco me lo enseñó una amiga mía que es actriz y, aunque parece una tontería, funciona de maravilla», comenta este experto en asesoría laboral. «Ponte un lápiz entre los dientes, aprieta y ensaya vocalizando muy poco a poco».

Este ejercicio tiene dos objetivos. El primero de ellos es que vocalices mejor (de esta manera se te entenderá más durante la entrevista).

El segundo es tan sutil como efectivo: «Cuando te escuchas mientras hablas más despacio, este ritmo más sosegado te transmite calma, relajación… y esto, a su vez, aumentará la confianza en ti mismo». Â¡Justo lo que se busca en un candidato ideal a un trabajo!

4. No te preocupes por la actitud de los entrevistadores

Gracia señala que, en muchas ocasiones, el papel de los reclutadores es incomodar al candidato para así ver al posible nuevo integrante del trabajo en un momento de estrés.

«He visto empresas que hacen desfilar a los seleccionados por tres entrevistas seguidas, cada cual con un reclutador más aparentemente amargado que el anterior. No es accidente. Está hecho adrede».

La clave es no obsesionarte por la actitud de la gente. Quizás está haciendo un papel. Tal vez han tenido un mal día.

«No busques razones porque no son ellos los que están siendo analizados. Ellos no tienen que demostrar nada y pueden usar esa ventaja. Céntrate en ti, en mostrar la imagen profesional que quieres dar. Tú eres la clave de la entrevista, no ellos», asevera.

5. Altera tu postura y alterarás tu confianza

Haz la siguiente prueba: mira hacia el suelo, totalmente encorvado. Húndete más en la silla si puedes. Ahora, di Â«soy la persona con más confianza del mundo».

¿Cómo has sonado? Fatal, ¿verdad? La postura física puede alterar tu estado de ánimo o al menos ayudarte a que aparentes la imagen que quieres dar.

En el caso de una entrevista de trabajo, si quieres parecer una persona segura, este experto en potenciar talento recomienda que te sientes con la espalda recta. 

«Saca el pecho. Si solo puedes recordar una cosa, que sea esa. Todo cambia en ti cuando decides exponerte al mundo». Brazos encima de la mesa, evita cualquier «movimiento en falso», entre otros.

6. Sé empático

«Las entrevistas de trabajo no tienen como objetivo evaluar tus habilidades. Esas ya han quedado claras en el currículum y en las pruebas. No. Lo que el seleccionador quiere saber es si integrará a una buena persona en la empresa. Alguien que sepa comunicarse. Que entienda a los demás».

Tirso Gracia recomienda no tener miedo a mostrarse empático durante la entrevista. 

Si notas que el seleccionador está cansado, pregúntale cómo le ha ido el día. Interésate por cómo son tus compañeros potenciales.

«Y sonríe. Si no sabes sonreír naturalmente, es tan fácil como retroceder la lengua hasta el paladar y, ¡listo!: los labios se levantan y hasta tus ojos parecen brillar de ilusión».

7. Sé elegante hasta con las preguntas incómodas y difíciles

A veces, un entrevistador te hará una pregunta incómoda e impertinente sin hacerlo adrede.

Quizás tienes una mala experiencia relacionada con tu anterior lugar de trabajo, así que cuando se te cuestiona Â«Â¿Por qué dejaste tu empresa anterior?» sueles ponerte automáticamente a la defensiva. Y eso desde fuera te hace parecer hostil.

«No hay preguntas impertinentes, sino respuestas imprudentes», sentencia Gracia. Sé elegante en todo momento y piensa dos veces antes de responder.

Volviendo al ejemplo de arriba, no pongas en evidencia a tu antiguo jefe aunque tengas motivos legítimos.

Explica simplemente que hubo malentendidos, pero que ya has hecho la reflexión para mejorar como persona.

8. Sé tú mismo

«¿Eres extrovertido, te gusta hablar un montón y soltar chistes a veces? Pues no te sueltes y cuenta chistes aunque sean terribles», explica Gracia. Para empezar, si eres tú mismo, te sentirás bajo control y serás el candidato ideal para el trabajo. Â«Tendrás confianza y serenidad».

Por otro lado, mostrarte honestamente tal y como eres puede crear una conexión emocional con el reclutador.

«Recuerda que la empresa quiere saber si eres buena persona. Quizás si te gusta el futbol y lo comentas, resulta que al entrevistador también le gusta. Están un rato ameno discutiendo la actualidad, y, de repente, vuelven al tema serio más tranquilos, relajados y con confianza mutua».

AHORA LEE: Estos son los días que se pagan doble y triple en 2022

TAMBIÉN LEE: 8 prestaciones que por ley debes de tener en tu trabajo en México

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTwitter, TikTok y YouTube

AHORA VE: