Paul Alejandro S√°nchez

Paul Alejandro S√°nchez

Energía Circular

Vivimos tiempos de confrontaci√≥n y pareciera que sugerir algo distinto a lo que conocemos es un pecado capital que se castiga con pena de silencio; se prohibe so√Īar ‚ÄĒlo que indudablemente es el principio para innovar y transformar‚ÄĒ. Si mencionas algo sobre energ√≠as renovables, hidr√≥geno verde, transici√≥n energ√©tica, los caballeros andantes de internet buscar√°n corregir la osad√≠a de ir en contra de lo conocido.

Me imagino que ser√≠a como si la comunidad florentina del siglo XVI se hubiera agrupado afuera del aposento de Leonardo DaVinci para exigirle que dejara de dise√Īar instrumentos para volar, con argumentos como que el hombre estaba destinado para estar en el suelo, pues si Dios hubiera querido nos habr√≠a dado alas. Nada diferente a la vieja inquisici√≥n que condenaba a la muerte en la hoguera de los hombres de ciencia.

Vayamos a principios del siglo XX, al a√Īo 1908. Imaginen a los maestros herreros diciendo: ‚Äúfalta mucho para que un modelo T reemplace al caballo‚ÄĚ, ‚Äúno hay suficientes estaciones de gasolina‚ÄĚ, ‚Äú¬ŅC√≥mo vas a llenar un tanque en un viaje largo entre ciudades?‚ÄĚ, ‚ÄúEl auto nunca reemplazar√° al ferrocarril‚ÄĚ.

Un salto m√°s adelante en el tiempo nos llevar√≠a a RIM, la empresa que fabricaba el Blackberry y que subestim√≥ el potencial del mercado que abr√≠a Apple con iPhone. La empresa no cre√≠a que las personas quisieran un tel√©fono sin teclado o una serie de apps m√°s all√° del email, la mensajer√≠a o el navegador web. Aun con el lanzamiento del iPad que abrir√≠a el mercado de las tablets, los directivos de RIM se√Īalar√≠an que no atend√≠an ning√ļn mercado en espec√≠fico.

Lo maravilloso de la tecnología es que no avanza cómo las empresas o los gobiernos desearían, sino que tienen sus propias inercias. Podríamos hablar de miles de ejemplos: los balleneros resistiendo al creciente mercado de queroseno a finales del siglo XIX, o los mismos productores lámparas de queroseno resistiendo a las primeras bombillas incandescentes encendidas por electricidad.

Hoy podemos ver cada d√≠a m√°s drones en las calles o una tarjeta de memoria del tama√Īo de una u√Īa con una capacidad de 1TeraByte (que equivale a 1 mill√≥n de Megabytes). Hay m√°s c√°maras que nunca, con mejor definici√≥n que en los √ļltimos a√Īos, y eso, combinado con el reconocimiento facial m√°s preciso, ha generado debates morales y de los l√≠mites del Estado muy interesantes.

El reconocimiento de voz, la traducción en tiempo real, la inteligencia artificial y los automóviles autónomos, por citar algunos ejemplos, avanzan a pasos agigantados y todavía hay quien cuestiona si la Tierra es plana porque no alcanza a ver su redondez, sin pensar, por ejemplo, que ya comenzaron los primeros viajes espaciales privados del mando del Space X.

En el mundo, la energ√≠a solar rompe r√©cords en capacidad y tiempo, al igual que el almacenamiento y el hidr√≥geno verde. Y tambi√©n, ¬Ņpor qu√© no?, tecnolog√≠as convencionales como las turbinas de ciclo combinado, la fisi√≥n nuclear o la captura de CO2 directamente del aire, con lo cual ahora hasta se producen diamantes artificiales.

Incluso hay retos que veremos en el futuro que a√ļn no percibimos en su completa dimensi√≥n. La basura de las bater√≠as y paneles solares, la contaminaci√≥n lum√≠nica o la saturaci√≥n del espacio a√©reo inmediato podr√≠an requerir, tambi√©n, pensar en soluciones creativas en el largo plazo.

Esto es energ√≠a circular y de esto se trata este espacio, de que nadie te diga que no se puede, que te conformes; que es imposible pensar o siquiera so√Īar en un mundo mejor. Que no te digan que es muy temprano para pensar en hidr√≥geno verde o en descarbonizaci√≥n; que no te digan que no se puede tener energ√≠a 100% renovable y almacenamiento; que no te digan que no puedes pensar o so√Īar en un mundo mejor, porque, citando a Her√°clito, lo √ļnico constante es el cambio.

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre m√°s historias en Business Insider M√©xico

S√≠guenos en Facebook , InstagramTwitter y LinkedIn

Consulta a m√°s columnistas en nuestra secci√≥n de Opini√≥n