• El embrión de oviraptor está en perfecto estado de conservación dentro del huevo fosilizado.
  • Los científicos sugirieron que la criatura estaba a punto de nacer.
  • Su anatomía y comportamiento es similar al de las aves que conocemos actualmente.

Los dinosaurios se extinguieron aproximadamente hace 65 millones de años, pero su huella sigue viva. La humanidad continúa fascinada con estas enormes criaturas que vagaron por la Tierra, aunque no se sabe mucho sobre ellas.

Sin embargo, un último descubrimiento ayudó a atar más cabos sueltos entre algunas especies de seres del periodo Jurásico y los animales que hoy viven en nuestro planeta.

Se trata de un fósil sin precedentes de un bebé dinosaurio acurrucado dentro de su huevo a punto de eclosionar, que es cuando se rompe su cascarón para permitir el nacimiento. Este es uno de los embriones de dinosaurio más completos jamás descubiertos.

El fósil tiene unos 70 millones de años y conserva el esqueleto de una especie llamada oviraptor y que fue bautizado como Bebé Yingliang por el nombre del museo chino que lo alberga.

Se trata de un descubrimiento único porque los huesos de los bebés de estos dinosaurios son tan pequeños y frágiles que en contadísimas ocasiones se han encontrado, mucho menos en un estado de conservación tan perfecto.

Es muy raro encontrarlos, sobre todo en estado de fósil, por lo que es un hallazgo muy afortunado, declaró Darla Zelenitsky, profesora asociada en el departamento de geociencia de la Universidad de Calgary, Canadá a la revista iScience.

El embrión mide unos 27 centímetros de largo (desde la cabeza hasta la cola) y está dentro de un huevo de 17 centímetros de largo.

En el estudio del huevo, los científicos descubrieron que esta especie de dinosaurio cambiaba su postura mientras estaba dentro del huevo, como lo hacen actualmente las aves.

Este dinosaurio tiene similitudes con las actuales aves

embrión dinosaurio
Lida Xing/Handout via REUTERS

Este dinosaurio se fosilizó en una posición única, detalló la universidad canadiense. Su cabeza se encuentra debajo del cuerpo, con las patas en cada lado y con la espalda doblada a lo largo del huevo. 

“Los oviraptóridos pertenecen a un grupo más grande de dinosaurios que finalmente dieron origen a las aves. Este comportamiento de adoptar varias posiciones antes de la eclosión ya no es exclusivo de las aves vivas”, explicó Zelenitsky.

“Se conserva en excelentes condiciones, por lo que podríamos responder muchas preguntas sobre el crecimiento y la reproducción de los dinosaurios con él”, aseguró Fion Waisum Ma, coautor principal del estudio e investigador en la Universidad de Birmingham en el Reino Unido.

“Es interesante ver que este embrión de dinosaurio y un embrión de pollo se posicionan de manera similar dentro del huevo, lo que posiblemente indique comportamientos similares antes de la eclosión”, añadió.

Los investigadores también afirmaron que descubrir otros embriones con este buen estado de conservación en el futuro servirá para saber más sobre estos y otros dinosaurios.

Hasta el momento, el embrión de dinosaurio se mantiene en el Museo de Hisotria Natural de Yingliang, al sur de China.

AHORA LEE: Una nueva investigación confirma que los dinosaurios carnívoros eran rápidos y furiosos —podían alcanzar velocidades de hasta 45 km/h

TAMBIÉN LEE: Identifican un nuevo dinosaurio acorazado que usaba su cola similar a un garrote azteca

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, Twitter, LinkedIn y YouTube

AHORA VE: