• Niksen es un método holandés que enseña a parar de vez en cuando y disfrutar de un tiempo de no hacer nada.
  • Habituarse a tomar momentos de descanso aumentará las probabilidades de convertirte en una persona más feliz y eficiente.
  • El poder del Niksen radica en las pequeñas pausas de la vida cotidiana

Algo va muy mal si tenemos que reclamar pasar más tiempo ociosos y aprender a no hacer nada.

Pero lo cierto es que en los tiempos actuales la productividad se nos ha ido de las manos. No solo la mayoría de la gente se desesperaba por ser capaz de llegar a todo, a veces incluso el tiempo libre hay que llenarlo de acción. Hacer, hacer, hacer.

Pues ante esta postura, los holandeses tienen el concepto de «nikse, una oda a la pausa y el no hacer nada con el que recargan las pilas.

Las ventajas de hacerlo son evidentes, no solo contribuirá a tener un mejor ánimo, menos estrés y más felicidad. Además, incluso para los más amantes de la efectividad, parar de vez en cuando te ayudará a ser más productivo.

Qué es el Niksen

¿Perdido?, ¿estresado?, ¿abrumado? Si sientes que nunca llegarás al final de la lista de cosas por hacer, entonces deberías probar a poner en práctica el llamado Niksen, el método holandés que rechaza la idea de querer hacerlo todo para, de vez en cuando, no hacer nada.

El Van Fale (algo así como la RAE holandesa) define Niksen como «no hacer nada». Este término parece ser relativamente nuevo y haber evolucionado desde el uso coloquial en la década de 1920. Y si bien antes tuvo una connotación negativa, para tachar a alguien de vago, poco a poco se ha ido rodeando de un aura de positividad.

Por qué «malgastar» el tiempo es una buena inversión

Los holandeses llevan tiempo adoptando un estilo de vida en el cual, «malgastar» de vez en cuando el tiempo no te hace parecer como un perezoso. Y no parece irles mal.

Los Países Bajos han superado a Dinamarca como el país con el mejor equilibrio entre la vida laboral y personal, según el Better Life Index de la OCDE de 2018, que clasifica a los países según la manera en que los hogares combinan con éxito el trabajo, los compromisos familiares y la vida personal, entre otros factores.

Par hacerse una idea, en lo que respecta al equilibrio entre el trabajo y la vida personal, los holandeses obtuvieron una puntuación de 9.3 sobre 10.

Solo 0.5% de los empleados holandeses afirmó trabajar de manera habitual durante muchas horas, la tasa más baja de la OCDE, (donde la media es del 13%). En cambio, dedican alrededor de 16 horas diarias a cosas como comer, dormir y hacer actividades recreativas.

Pero en qué consiste realmente el Niksen. Como explica el manual de Annette Lavrijsen (antigua editora de la versión holandesa de la revista Women’s Health) Niksen: el arte holandés de no hacer nada, recientemente publicado en nuestro país, «este método no obliga a nada, salvo a que te permitas a ti mismo un momento durante el cual no hacer nada, sin ningún objetivo o propósito específico».

El Niksen admite cualquier pasatiempo reconstituyente que te ayude a apartar los pensamientos de las preocupaciones del día a día.

Su poder radica en las pequeñas pausas de la vida cotidiana, por lo cual no se trata de que te impongas la presión de relajarte (o de esperar al fin de semana y las vacaciones). Prueba a hacer pequeños descansos, ya sea en el trabajo o en la comodidad de tu hogar.

Como muestra el manual de Lavrijsen habituarse a tomar momentos de descanso aumentará las probabilidades de convertirte en una persona más feliz, relajada y eficiente.

Cómo puedes ponerlo en práctica

El truco está en empezar con algo breve e in avanzando hacia algo más complejo. Por ejemplo puedes comenzar por rascar a tu rutina diaria 5 minutos de absolutamente nada (lo que claramente incluye mirar móvil o darse atracones de Netflix, alerta la autora, pues esto terminará en estrés, ansiedad e incluso tristeza) y después lograr dedicarte una hora o incluso una tarde entera.

Para que funcione, ese tiempo debe ser dedicado a ti en exclusiva y con actividades que no supongan nada útil, productivo, o que requieran un esfuerzo mental. Para hacerte una idea más visual, para hacerlo bien debe parecer que estás vagueando.

Y aunque parezca fácil no lo es tanto. No se trata de que te vayas a yoga o te pongas una clase de meditación, más bien se trata de encontrar un lugar tranquilo y sereno y simplemente estar. Puedes optar por pasear por el parque, observar la naturaleza, darte un baño o simplemente mirar por la ventana.

En definitiva inventar el ritual que a ti te funcione. Y sobre todo a aprender a gestionar mejor tus prioridades y no sentirte culpable por decir de vez en cuando no. Como asegura la autora, priorizar tu bienestar no te llevará a procrastinar más, sino seguramente a ser más eficiente y efectivo.

AHORA LEE: La «ira pandémica» se interponía en mi carrera: 5 consejos que me han ayudado a gestionarla mientras trabajo desde casa

TAMBIÉN LEE: Estos son los beneficios de tomar vacaciones —y las razones por las que deberían hacerlo tus colaboradores

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedIn y Twitter.