• Dona 1 hora busca ayuda a las mujeres privadas de su libertad a reinsertarse socialmente a través de clases digitales donadas por la sociedad.
  • Muchas mujeres han aprendido oficios gracias al programa, lo que previene su reingreso.
  • Cualquier persona se puede registrar para donar una hora con temas que ayude a las mujeres a ser mejores versiones de sí mismas.

Lupita cumplió con una sentencia de 5 años 3 meses en el centro federal de readaptación social número 1, en Almoloya de Juárez, Estado de México. Durante este tiempo ella aprendió a coser, bordar y a realizar flores de papel, gracias a la iniciativa de Dona 1 hora.

Dona 1 hora es un programa de la asociación civil llamada Fundación Plan B, de Tatiana Ortiz Monasterio, que ayuda a las mujeres internas a reinsertarse en la sociedad, a través de clases digitales donadas por la sociedad.

Así es como Lupita pudo sostener a sus hijos gracias a los oficios que aprendió y ahora trabaja dentro de Dona 1 Hora.

«Yo aprendí desde hacer un dobladillo hasta una bolsa y hago unas flores de papel hermosas. La verdad para mí Tatiana es un ángel y ahora me encanta ayudar a mujeres que están en la misma situación que estuve yo», dijo Lupita a Business Insider México.

La misión es reinsertar a las mujeres dentro de la sociedad

Para Tatiana, la cárcel fue el lugar donde tuvieron mayor impacto sus palabras y donde ella se sintió más cómoda.

«El día que visité la cárcel fue un parteaguas en mi vida y decidí dedicarme a ayudar a estas mujeres a reinsertarse en la sociedad», contó la también autora del libro «El futuro es mujer».

Dona 1 hora
Flores hechas por Lupita.

Lupita asegura que para una reinserción correcta se debe contar con un apoyo para seguir adelante y «hay muchas personas que reinciden porque no tienen dónde comer o vivir».

Por ello, Ortiz Monasterio inició este programa con el objetivo de que penales «funcionarán como verdaderos centros de aprendizaje del error», por lo que comenzaron con capacitaciones de distintos oficios.

La primera videoacademia penitenciaria del país

Sin embargo, para Tatiana aún faltaba el factor de la educación, y aunque en un principio se hacía de forma presencial, la opción más viable era con clases digitales.

Esto representaba mayores retos debido a la necesidad de la conexión a internet dentro del penal. Pero las autoridades penitenciarias accedieron y dieron luz verde a una prueba piloto de una clase a través de Zoom, en 2019.

Tatiana instaló un aula con internet, computadora y una pantalla para proyectar la primera clase de Dona 1 Hora en vivo.

«La clase jaló muy bien y hoy llevamos un año y empezamos con una clase de prueba, luego una a la semana, hoy damos dos al día en la primera videoacademia penitenciaria del país», aseguró Tatiana.

Horas donadas por la sociedad civil

Cualquier persona se puede registrar para donar una hora con temas que ayude a las mujeres a ser mejores versiones de sí mismas, «para aprender, para crecer, para desarrollarse y sobretodo para transformarse ahí dentro», explicó Tatiana.

Las clases pueden ser de ciencias, idiomas, oficios, humanidades, belleza y emprendimiento, para que las mujeres cuando salgan puedan tener ingresos con lo que aprendieron.

Actualmente la academia solo se encuentra en Estado de México, Nuevo León y Guanajuato. Próximamente se sumará Hidalgo.

El programa ha sido exitoso. Tanto, que hay lista de espera para dar las clases y la mayoría de las personas que ofrecen su conocimiento son también mujeres.

«Creemos en la bondad de la gente y así es como se ha formado este proyecto y este gran programa», concluyó Tatiana.

AHORA LEE: ONCE: un aquelarre para mujeres viajeras, donde la equidad y un turismo digno son clave

TAMBIÉN LEE: Elenas es la app que digitaliza la venta por catálogo y que quiere empoderar a las mujeres

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedIn y Twitter