• El trabajo remoto tuvo mucho más auge debido a la pandemia de Covid-19.
  • Diversas empresas a nivel mundial apostaron por impulsarlo y permitir la llegada de personas de otras ciudades o países.
  • Justin Harlan, director ejecutivo de Tulsa Remote, explica cómo lo hacen en sus proyecto.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en Instagram? Síguenos.

Como cualquiera que haya intentado hacer algo sabe, se necesita dinero para hacer cosas, hasta el trabajo remoto

Pero cuando me pidieron que dirigiera Tulsa Remote, un programa experimental que se lanzó en 2018, aprendí rápidamente que había tesoros que no se podían comprar con dinero en efectivo.

El proyecto se lanzó bajo una premisa simple: ofrecer a las personas una recompensa de 10,000 dólares (200,838 pesos) para mudarse a Tulsa, Oklahoma, y vivir ahí por un año. Y funcionó: decenas de miles de personas de todo el mundo aplicaron. 

Provenían de diversos sectores que puedes hallar en la vida: eran banqueros apasionados por las inversiones, cantantes de ópera, parejas jóvenes y una mujer que comenzaba una segunda carrera después de décadas como exitosa ejecutiva de bienes raíces. 

Luego vino el Covid-19 y, con él, una oleada de personas que abandonaron las grandes ciudades y se mudaron a otros lugares. 

Nosotros, en el corazón de Estados Unidos, hemos emergido de los primeros años de la pandemia no solo como pioneros (desde entonces, el modelo de Tulsa ha sido copiado por docenas de otras ciudades pequeñas y medianas , incluidas West Lafayette, Indiana y Beaumont, Texas), sino también como una red-destino de interés. 

Más de 1,700 trabajadores remotos ya se han mudado aquí, aportando 62 millones de dólares (1,246 millones 696,000 pesos) en nuevos ingresos a la ciudad y creando casi 600 nuevos puestos de trabajo para los habitantes de Tulsa, uno por cada dos recién llegados. 

Aún más notable, 90% de los que eligieron unirse a nuestro proyecto terminaron quedándose más allá del primer año exigido por la subvención.

La clave del éxito

¿Por qué vienen y se quedan estas personas? Se perdonaría que pensaras que el cheque de cinco cifras tuvo algo que ver con eso, pero mis nuevos vecinos en Tulsa pronto me dijeron que ese no era el caso. 

Claro, el dinero es útil, pero necesitas mucho más que una «inyección» de efectivo única para comenzar una vida en una nueva ciudad. 

Aquellos que se mudaron pronto se dieron cuenta de que ganaron mucho más que una cuenta bancaria más grande: uno de nuestros nuevos vecinos, Trae Sjogren, tuvo una experiencia que cambió tanto su vida al mudarse a Tulsa que decidió devolver el dinero que recibió en forma de diez depósitos de 1,000 dólares para ayudar, como él lo expresó, a las personas que requerían adquirir nuevas habilidades.

«Si hubiera sabido lo que iba a sacar de Tulsa», me explicó recientemente, «habría pagado 10,000 dólares (200,838 pesos)».

Entonces, ¿qué encontraron Sjogren y las miles de personas que se unieron a nosotros que era más valioso que el dinero? Como hasta 20 millones de estadounidenses planean mudarse gracias a la flexibilidad del trabajo remoto, sus respuestas arrojan algo de luz sobre cómo pensar acerca de dónde deberían vivir. 

1. Encuentra una ciudad que esté invirtiendo en sí misma

¿Qué es lo que la mayoría de la gente quiere de la vida? No es realmente un cheque con una gran cantidad de dinero, aunque eso siempre es bueno. 

Desea un parque increíble para pasar los sábados con sus familias, una zona céntrica con restaurantes y bares para relajarse después del trabajo, y museos y galerías que alimente su alma y su imaginación. 

En Tulsa, hemos invertido en todo lo anterior porque sabemos que no se puede devolver la inversión en el trabajo remoto a la calidad de vida. 

La compañía apostó mucho a ello, por ejemplo hay un parque frente al mar que costó 465 millones de dólares (9,333 millones 573,000 pesos) y se extiende por 66 acres (26.7093 hectáreas) y cuenta con patios de recreo. 

Otra muestra es la adquisición de más de 100,000 archivos personales de Bob Dylan para abrir un nuevo centro dedicado a su obra y proceso creativo. 

Además de eso, la ciudad invirtió en un Distrito de las Artes renovado que cuenta con cafeterías de moda; taquerías veganas; restaurantes especializados en cortes de carne; bares de whisky; galerías de arte, espacios de trabajo remoto conjunto y una escuela de desarrollo de software, todo para hacer de la ciudad un destino deseable y un lugar para jóvenes y familias con ganas de crecer.

Ciudades con características especiales

Sabemos que las ciudades no son abstracciones o ideas. Son lugares concretos que ofrecen experiencias concretas, que es lo que en última instancia le importa a cualquiera que esté contemplando la reubicación. 

Cuando estés explorando ciudades, pregúntate: ¿A quién está tratando de atraer esta ciudad? ¿Se invierte en crecer para satisfacer las necesidades de una afluencia de recién llegados? 

Otras ciudades pueden tener inmuebles más asequibles o un mejor clima, pero si deseas encontrar un lugar en el que puedas sentirte como en casa, debes encontrar una localidad que rebose de posibilidades que son únicas para su identidad y la tuya. 

Cuando se trata de hacer que un lugar sea habitable, resulta que nunca es mala ninguna inversión.

2. Ubica una ciudad adecuada para ti

¿Cómo conseguimos que tanta gente se mudara a Tulsa? Le respondimos que «no» a muchos. 

Rechazamos a las personas que no parecían muy seguras de querer avanzar y cambiar de localidad o que no eran de mente abierta o curiosas.

También descartamos a las personas que irradiaban un sentido de apropiación y nos señalaron explícitamente que un pueblo como Tulsa sería afortunado de tenerlos. 

Con más de 50,000 solicitudes, nuestras tasas de aceptación se volvieron tan selectivas como las de una escuela de la Ivy League. 

Pero a diferencia de las universidades de lujo, sabíamos que nuestros solicitantes exitosos solo estarían aquí unos años antes de seguir adelante.

Sin embargo, las personas que han prosperado más en nuestro programa de trabajo remoto son aquellas que quieren sumergirse, colaborar y aprender de los residentes actuales y establecer raíces. 

Gente que aportar a la comunidad

Cuando vimos la aplicación de Obum Ukabam, por ejemplo, nos dimos cuenta de que era una persona interesada en Tulsa por las posibilidades de fomentar una comunidad real. 

Así que no nos sorprendió en absoluto cuando se involucró de inmediato en la Liga de Debate de Tulsa, encontró un trabajo en una escuela que enseñaba programación a personas adultas jóvenes desfavorecidas y protagonizó una producción local de «Dreamgirls» mientras ayudaba a su esposa a abrir su propia restaurante en la ciudad. 

La misma lógica se aplica a quienes buscan una nueva ciudad. Claro, es agradable tener una sala más grande, un patio amplio o espacio para estacionar el automóvil, pero, en última instancia, eso no es de lo que se trata la vida. 

Cuando consideres mudarte, elige un lugar que sea especial para ti y para el tipo de trabajo que te gustaría hacer. 

Mira las industrias y asociaciones profesionales de esa ciudad y decide si podrían ofrecerte las oportunidades de crecimiento que buscas.

Observa su cultura y ve si es adecuada para ti y valora las mismas cosas que tú. 

Si eres excursionista, por ejemplo, es posible que desees elegir un lugar donde se celebra la vida al aire libre y accesible en lugar de una ciudad que está a cientos de kilómetros del parque nacional o sendero forestal más cercano. 

Elige una comunidad que apoye y acelere a profesionales como tú, que ofrezca oportunidades y conexiones, no solo «descuentos» en el costo de vida. 

En la reubicación, como en el romance, las parejas adecuadas marcan la diferencia, así que aférrate a esa ciudad especial. No te mudes a un lugar solo porque es más asequible y no te conformes con uno que no comparte tu pasiones 

3. Busca una ciudad que esté lista para crecer

Seré honesto aquí: cuando lanzamos Tulsa Remote, no teníamos la infraestructura en el lugar para respaldar el crecimiento masivo y rápido que pronto experimentamos. 

Todavía estamos construyendo este «barco» a medida que lo «navegamos». Lo que recomiendo encarecidamente es que cualquiera que esté pensando en atraer a una gran cantidad de personas debe comenzar a prepararse parar crecer rápidamente.

Esto significa diseñar un proceso de solicitud que capture los datos demográficos más completos para apoyar a los miembros. Posteriormente, crear una herramienta sofisticada de administración de relaciones con los clientes para comunicarse de manera efectiva con los recién llegados, entre otras cosas. 

Estas medidas pueden sonar raras en la etapa de diseño general del proyecto, pero resultan cruciales poco tiempo después. 

Cualquier ciudad que desee atraer una afluencia de gente nueva debe invertir en todo, desde infraestructura básica (carreteras, estacionamientos, entre otros) hasta instituciones culturales y espacios públicos que hacen que la vida sea más placentera.

Las personas que buscan mudarse también deben hacerse una serie de preguntas relacionadas con el crecimiento.

¿La ciudad que estás considerando tiene el tamaño correcto o ya está demasiado poblada? ¿Vas a estar molesto porque es imposible conseguir una mesa en tu nuevo local favorito o porque el tráfico empeoro tanto que pasas horas todos los días yendo a la oficina? 

Sé claro acerca de tus prioridades, revisa lo que estás dispuesto a sacrificar y a lo que no quieres renunciar. Muévete a un lugar para el que estés preparado y que esté listo para ti. 

Para las ciudades: Recuerda, otras localidades no son tu competencia

Esto puede sonar contradictorio: después de todo, cuando una persona talentosa se muda de un lugar a otro, ¿no se beneficia una ciudad mientras que la otra pierde? La respuesta es mucho más complicada que eso. 

Con gran parte de la vida estadounidense (cultural, económica, entre otros rubros) centrada en las costas, cuantas más localidades, en particular las medianas y pequeñas, puedan colaborar en formas de apoyar el trabajo remoto, y cuanto más podamos colaborar con otras ciudades más pequeñas, más mejor será para nuestras respectivas regiones en particular y para los empleados remotos de todo el país en general. 

Es por eso que hemos estado asesorando a otras ciudades del país, ayudándolas a establecer sus propios programas. Establecimos relaciones cercanas con nuestros vecinos en el noroeste de Arkansas y en Virginia Occidental, los cuales han lanzado programas con incentivos para quien decida hacer trabajo remoto.

Lo hicimos porque entendemos que otras ciudades no son nuestra competencia. Cuanto más invertimos en una vida local mejor, más probable es que nivelemos el campo de oportunidades en Estados Unidos, lo que brinda a más personas la oportunidad de tener tanto mejores carreras como vidas. Es realmente una situación en la que todos ganan.

En conjunto, estas lecciones cuentan una historia tan antigua y verdadera como Estados Unidos: el dinero importa, pero la comunidad, lo real, vibrante, comprometido, sostenible y enriquecedor, no tiene precio.

Justin Harlan es el director ejecutivo de Tulsa Remote. 

AHORA LEE: Liderazgo y desarrollo del personal: estas son las consecuencias si no los fomentas en tu compañía

TAMBIÉN LEE: 8 prestaciones que por ley debes de tener en tu trabajo en México

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTikTokTwitter y Youtube

AHORA VE: