Paul Sánchez

Paul Sánchez

Energía Circular

Compro todo de ACME, son la compañía en quien más confío.

– Wile E. Coyote

Un aspecto fundamental de la centralización que caracteriza al sector eléctrico radica en la máxima que reza: “entre más grande, mejor”. Por ejemplo, entre más grande una planta de generación más barata es la energía y por lo tanto se invierte en llevarla desde los lejanos centros de producción a los centros de consumo. ¿Cierto?

Según la lógica de centralización eléctrica, se requieren pocas empresas grandes que realicen todas las inversiones de generación y también en líneas de transmisión y distribución para llevar la energía a los centros de consumo. De tal forma que se centraliza la producción en empresas vertical u horizontalmente integradas.

Para ilustrar lo anterior, ¿recuerdan al Coyote de las series animadas de los «Looney Tunes»? Creado en 1949 con su coestelar el Correcaminos, en más de 70 años de vida se ha dedicado a la infructífera tarea de cazar a la veloz ave. Para ello ha utilizado productos de la compañía ACME, sobre la cual me detengo un poco.

La compañía ACME es un acrónimo que significa, traducido al español, “Una compañía que lo hace todo” y era el claro reflejo de las compañías de los años 1950s. General Electric, por ejemplo, lo mismo hacía planchas, estufas, tostadores, televisores, refrigeradores; quemadores de basura, estufas de carbón, turbinas de jet y, en una visión futurista, autos eléctricos y sus cargadores caseros, a lo cual dedicaremos un artículo a la postre.

ACME, al igual que GE, al igual que las empresaseléctricas de antaño – conocidas como utilities –, son parte de ese tipo de organización. Sin embargo, desde los 1970s este modelo entró en crisis y fue reemplazado por empresas más pequeñas y dinámicas restándole competitividad a las grandes ACMEs. Eventualmente empresas como GE o las utilities eléctricas fueron desincorporando activos y ramas de negocio menos competitivas.

Si algo nos ha enseñado el avance tecnológico es la importancia de la miniaturización, individualización y personalización de los productos y servicios. Donde antes había un teléfono fijo ahora hay un teléfono inteligente para cada miembro de la familia. ¿Por qué habría de ser distinto en el sector eléctrico?

Las plantas más pequeñas y flexibles son más baratas y fáciles de operar, se puede localizar cerca de los grandes centros de consumo y, por lo tanto, ser más competitivas que las grandes plantas de antaño y dentro de éstas se encuentran las solares. El desarrollo de pequeñas plantas solares de entre 0.5 MW y hasta 10 MW han crecido en todas partes del mundo bajo esa lógica y han bajado los costos de la energía eléctrica en los mercados más sofisticados.

Pero no termina ahí. ¿Qué más cerca del consumidor que generar en sus propios techos? El crecimiento de paneles solares en techos de usuarios residenciales, comerciales, industriales y hasta de oficinas de gobierno han crecido en aquellos mercados donde la regulación es más favorable, por ejemplo, California.

El futuro energético esboza una verdadera tendencia de descentralización, usuarios que toman el control de sus consumos y requieren, cada vez menos, energía de los grandes centros de producción, cooperativas que crean micro redes para autoconsumo o emprendedores que utilizan sus terrenos para vender energía cerca de las ciudades.

Y esto es solo el comienzo, cuando el almacenamiento de electricidad sea económicamente viable, una parte importante de consumidores utilizará cada vez menos energía proveniente de las grandes centrales.

La descentralización eléctrica es sinónimo de libertad e independencia energética de los consumidores y va de la mano de la descarbonización del sector. Indudablemente, será una realidad más temprano que tarde.

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook , Instagram y Twitter

Consulta a más columnistas en nuestra sección de Opinión