Rosalinda Ballesteros

Rosalinda Ballesteros

La Ciencia de la Felicidad

Cada nuevo reto que nos impone la pandemia nos toma con el ánimo y la fuerza más agotadas. 

El brote ha durado ya m√°s de un a√Īo en algunas regiones del mundo y aqu√≠ en el continente americano ya cumplimos un a√Īo con medidas de emergencia humanitaria y sanitarias, confinados la mayor√≠a en sus hogares. 

El implacable bicho ha afectado no solamente nuestra salud y nuestra econom√≠a, sino tambi√©n nuestro estado de √°nimo. 

A estas alturas, seguramente conoces casos cercanos o hasta t√ļ mismo ya has sufrido la enfermedad. Incluso, algunos de esos conocidos han perdido la vida. Nada de esto es sencillo, ni se puede reducir a las fr√≠as cifras que tenemos a trav√©s de la autoridad que estiman, en n√ļmero redondos, ya 200 mil defunciones por Covid. 

Yo contraje el virus el a√Īo pasado, un momento dif√≠cil porque est√°bamos en plena transici√≥n a la virtualidad para seguir operando y atendiendo compromisos del Instituto de Ciencias del Bienestar y la Felicidad que se hab√≠an pactado presenciales. Salimos adelante, un plural indispensable, porque sin mi equipo en el Instituto y el que formamos en casa, no habr√≠a podido. 

Sin embargo, la pandemia no tiene palabra y algo que parec√≠a ya superado, nuevamente nos amenaza. 

Uno de mis hijos m√°s peque√Īos ‚Äďs√≠, un ni√Īo, que en general la informaci√≥n m√©dica que nos presentan es que no tendr√°n mayores problemas con la enfermedad‚Äď presenta un s√≠ndrome nuevo asociado con el coronavirus que potencialmente har√° que tengamos que dar un seguimiento de por vida a su situaci√≥n de salud. 

Ya lo he explicado aqu√≠: me dedico a tratar de llevar bienestar y felicidad a las personas y organizaciones a trav√©s de la psicolog√≠a positiva. Y lo reconozco: es muy f√°cil dar consejos basados en las investigaciones sobre c√≥mo manejar las emociones, pero cuando me toc√≥ estar en aislamiento o ver a mi peque√Īo internado en un hospital con un futuro incierto, la teor√≠a se vuelve una medicina dif√≠cil de tomar.

Para cuando nos sentimos rebasados por las circunstancias, hay una fórmula que he aplicado en estos momentos de debilidad frente a la pandemia y, por sus resultados, quiero compartirla contigo. Lo hago con toda la humildad de mi experiencia; desde la claridad que no estoy en tus zapatos. 

Recupera el control

Lo primero y m√°s importante ‚Äďy por supuesto que tambi√©n es una recomendaci√≥n desde la ciencia‚Äď, es recuperar la sensaci√≥n de control a√ļn en la adversidad. 

Si bien en estos momentos no sabemos lo que va a suceder en su totalidad, podemos abordar periodos cortos de tiempo, la siguiente hora, las siguientes 12 horas o un d√≠a a la vez. 

No permitir a tu mente despe√Īarse a la consecuencia final y catastrofizar los resultados. 

Respirar funciona

El segundo tip es retomar el tema de la respiración. Al ser un proceso automático, en los momentos de mayor crisis y estrés mi respiración se aceleró. Cuando retomamos la respiración de forma consciente podemos ayudar a cuerpo y mente a no perder la calma.

Apóyate

Finalmente, debemos recordar que no tenemos que hacerlo todo solos. El personal médico es nuestra mayor red de ayuda, yo estoy profundamente agradecida con médicos y enfermeras que nos han apoyado durante la crisis con mi hijo, pero también con amigos y familiares que han estado presentes en sus posibilidades y a distancia por su puesto.

No le cedas tu √°nimo y fuerzas a la pandemia. Busca la calma y ayuda, y cuenta con todos los que hemos estado en zapatos muy parecidos.

Pandemia animo fuerza | Business Insider Mexico
Brenda Peralta

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre m√°s historias en Business Insider M√©xico

S√≠guenos en Facebook , Instagram y Twitter

Consulta a m√°s columnistas en nuestra secci√≥n de Opini√≥n