• Halloween se basa tanto en las tradiciones celtas como en las cristianas.
  • Si bien siempre ha tenido una vibra espeluznante, las festividades han cambiado bastante a lo largo de los siglos.

Halloween es la noche más espeluznante del año.

También es una bendición para la industria minorista. Según la Federación Nacional de Minoristas (NPR) de Estados Unidos, se prevé que el gasto durante Halloween en dicho país alcance los 8,500 millones de dólares (mdd) este 2020, a pesar de la pandemia del coronavirus.

Y la fiebre por esta celebración no está contenida únicamente en Estados Unidos. De hecho, personas de todo el mundo celebran la festividad de muchas formas diferentes.

Pero, ¿de dónde vienen todas estas extrañas prácticas? Resulta que muchas de estas costumbres se remontan a siglos. La festividad ha cambiado con el tiempo, transformándose de una antigua tradición a la llamativa fiesta de miedo que hoy conocemos y amamos.

A continuación, echaremos un vistazo a los orígenes de algunas de las tradiciones favoritas del Halloween.

La palabra “Halloween” se popularizó por primera vez en un poema

Día de Brujas
Tim Boyle / Getty Images

El poeta escocés Robert Burns ayudó a popularizar la palabra “Halloween” con su poema homónimo escrito en 1785.

Entonces, ¿de dónde viene el nombre en sí? Según el Diccionario de Etimología en línea, en realidad son dos palabras juntas. “Hallow” (persona santa, en español) se refiere a los santos celebrados en el Día de Todos los Santos, que es el 1 de noviembre. La parte “een” es una contracción de “eve” (noche previa, en español).

Básicamente, Halloween es solo una forma anticuada de decir “la noche previa al Día de Todos los Santos”.

El 1 de noviembre se celebra una fiesta cristiana dedicada a los fieles difuntos, incluidos todos los santos. En la tradición cristiana, la gente comienza a celebrar las principales fiestas la noche antes de que se celebren, por ejemplo, con la Nochebuena el 24 de diciembre.

En México, el 1 de noviembre comienzan las celebraciones del tradicional Día de Muertos, en el que se conmemoran principalmente a los niños o “muertos chiquitos”.

La celebración se extiende hasta el 2 de noviembre, cuando se conmemoran a los fieles difuntos, que son los adultos.

Las morbosas tradiciones del día se remontan a la antigüedad

Halloween
REUTERS/Yana Paskova

Los historiadores han relacionado al Halloween con Samhain, el festival celta del final del verano que se celebra en Irlanda, Escocia y la Isla de Man.

Según la mitología celta, el velo entre el “Otro Mundo” y el nuestro se adelgaza durante Samhain, lo que facilita el regreso de los espíritus y las almas de los muertos.

La gente hacía ofrendas de comida para estar en buenos términos con estos espíritus y con sus antepasados difuntos, reportó Mirror.

Allhallowtide —que incluye la víspera de Todos los Santos, el Día de Todos los Santos y el posterior Día de los Difuntos— se celebró inicialmente en la primavera, durante los primeros años de la Iglesia.

El Papa Gregorio IV lo cambió a la fecha actual en 837, según Britannica. Sus razones no estaban claras, aunque la influencia de las facciones celtas de la iglesia y el hecho de que tiene sentido conmemorar la muerte durante el otoño son posibilidades.

Pescar manzanas solía ser más que un juego de fiesta llamativo

Día de brujas
Topical Press Agency / Stringer / Getty Images

Halloween normalmente suele asociarse con las calabazas, pero las manzanas también han jugado un papel importante en su historia.

Después de todo, estas frutas hacen numerosas apariciones en la mitología celta y, a menudo, están conectadas con el “Otro Mundo”.

Actualmente, pescar manzanas sigue siendo un popular juego de fiesta.

¿Cuál es la razón? Bueno, la práctica solía considerarse una forma de adivinación que se realizaba en Halloween, según NPR. Así es, la gente sumergía la cabeza en una tina de agua y trataba de morder las manzanas en una búsqueda para descubrir a su futuro cónyuge.

Las damas marcarían una manzana y la arrojarían a la tina. El pensamiento era que estarían destinadas a quien la sacara del agua.

Las calabazas talladas a mano simbolizan un acuerdo fatídico con el diablo

Halloween
Pixabay

Si alguna vez te encuentras con el Diablo en un camino oscuro, no trates de engañarlo para que trepe a un árbol. De lo contrario, podrías terminar como la figura de la tradición irlandesa Jack O’Lantern.

Actualmente, los diseños de las calabazas talladas a mano crean una decoración ideal para la fecha; pero en el pasado, los irlandeses apodaban a las bayas “linternas” gracias a su leyenda.

Una noche, un tramposo borracho llamado Jack atrapó al príncipe de las Tinieblas en un árbol tallando una cruz en la corteza. A cambio de dejar que Satanás bajara, Jack le hizo prometer que nunca reclamaría su alma.

Jack procedió a actuar como un idiota toda su vida. Cuando murió, seguro que no se le permitió entrar al cielo. Así que intentó volver con su viejo amigo, el Diablo; pero Satanás mantuvo su parte del trato, arrojando un pedazo de carbón del infierno al hombre muerto por si acaso.

Al quedarse sin ningún lugar adonde ir, Jack colocó el carbón en llamas en una calabaza para usarla como linterna. El muerto continuó su camino, condenado a vagar hasta encontrar un lugar de descanso eterno.

Salir a pedir dulces bajo el “truco o trato” tiene un origen antiguo

Halloween
Win McNamee / Getty Images

Salir a pedir dulces bajo el “truco o trato” (o pedir calaverita, como también se conoce en México) es una de las principales tradiciones actuales del Halloween.

Los antiguos celtas se disfrazaban de espíritus malignos para confundir a los demonios, según la revista Smithsonian.

En la Inglaterra medieval, los “soulers” pedían a la gente rica “pasteles del alma” en Halloween. Sin embargo, en lugar de amenazar con una mala broma, rezarían por las almas de ellos a cambio de pastel, según The Compleat Teacher’s Almanack.

En toda la Europa medieval, la farsa (vestirse con disfraces y visitar los barrios mientras bailaban, tocaban música y hacían trucos) era popular en los días festivos importantes.

TIME informó que inmigrantes irlandeses y escoceses trajeron el “souling” a los Estados Unidos en el siglo XIX; pero salir a pedir dulces, como lo conocemos hoy, se popularizó hasta la década de 1920.

No obstante, la práctica fue bastante controvertida en la década de 1950. Según “Gangsters, Pranksters, and the Invention of Trick-or-Treating” del American Journal of Play, muchos adultos plantearon «severas objeciones» al “truco o trato” a lo largo de los años, ya que a menudo se lo veía como una forma de extorsión.

El ritual “Bloody Mary” tiene orígenes poco claros (y diversas prácticas)

Bloody Mary
Tom Tom/Shutterstock

Alan Dundes, fallecido folclorista y profesor de la Universidad de California en Berkeley, escribió un artículo titulado “Bloody Mary in the Mirror: A Ritual Reflection of Pre-Pubescent Anxiety” sobre los diversos orígenes y prácticas del ritual “Bloody Mary” (María Sangrienta, en español).

Muchas versiones del ritual incluyen los elementos de una niña mirándose en un espejo (a menudo en un baño), oscuridad, sangre, cánticos y la aparición de la maldita “Mary”.

Los gatos negros se han asociado con lo sobrenatural durante cientos de años

Día de brujas
Flickr/Rosana Prada

Los disfraces de gatos negros son particularmente populares en Halloween.

“En la Edad Media, los gatos negros a menudo se retrataban como familiares de las brujas, lo que probablemente sea el origen de la desconfianza con la que se los considera en América, donde los primeros colonos puritanos rechazaron todo lo relacionado con el diablo y la bruja”, Chloe Rhodes escribió en el libro “Black Cats and Evil Eyes: A Book on Old-fashioned Superstition”.

Según History.com, también se creía en la Edad Media que las brujas se transformaban en gatos negros para ocultarse.

AHORA LEE: 15 de las mejores películas que puedes ver durante el otoño —y en cuáles servicios streaming están disponibles

TAMBIÉN LEE: 5 películas y 5 documentales sobre sectas que no te puedes perder

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, Twitter y LinkedIn