Ivonne Vargas

Ivonne Vargas

Laberinto Laboral

El confinamiento dej√≥ sin oportunidad laboral a una de cada seis personas j√≥venes a nivel mundial, enlista la Organizaci√≥n Internacional del Trabajo (OIT). Este mes, por cierto, el organismo public√≥ su informe Panorama Laboral, del que se desprenden cifras dif√≠ciles de perder de vista si lo que se busca es conciencia sobre las dificultades que ‚Äėmerodean‚Äô la contrataci√≥n de j√≥venes y mujeres, para actuar en consecuencia. 

¬ŅQu√© hay sobre el empleo?

De primera instancia, Am√©rica Latina result√≥ la regi√≥n con mayor contracci√≥n en las horas de trabajo en todo el mundo, con una p√©rdida de 16. 2% en 2020 en comparaci√≥n con 2019. Esta cifra casi duplic√≥ la estimada a nivel mundial,¬†que fue de 8.8%. M√©xico no est√° exento de la categor√≠a ‚Äėm√°s golpeado‚Äô en generaci√≥n de empleo, en la formalidad.¬†

Pero si hacemos ‚Äėzoom‚Äô en los m√°s perjudicados, el impacto negativo es significativamente mayor entre las mujeres.¬†En este caso hay una ‚Äėcontracci√≥n‚Äô del 20% en generaci√≥n de empleo frente a los hombres (15. 8%).¬†

Es más, la tasa promedio de desocupación en ellas, al tercer trimestre de 2020 y 2021, fue de 12.4%. No hubo mejoría en este indicador desde los primeros trimestres de 2019, cuando estaba en 9.7%, de acuerdo con los datos de la OIT.

Para redondear el escenario de lo que sucede con la oportunidad de tener un trabajo, este organismo refiere que entre el segundo trimestre de 2020 y el tercer trimestre de 2021 se recuperaron alrededor de 25.5 millones de puestos de trabajo ocupados por hombres, cifra similar a la p√©rdida de empleo registrada entre el cuarto trimestre de 2019 y el segundo trimestre de 2020. 

Con las mujeres no sucedi√≥ lo mismo: de las 23.6 millones de ocupaciones femeninas perdidas se recuperaron alrededor de 19.3. Faltan m√°s de 4 millones de puestos para ellas. 

Los jóvenes son el otro desafío de la crisis laboral

Los ocupados con menos de 25 a√Īos, experimentaron una ca√≠da de 11 puntos porcentuales en estos dos a√Īos de pandemia. Esta poblaci√≥n ha recuperado m√°s r√°pido el trabajo que los adultos, en general, pero ¬°no cantemos victoria!, esa reactivaci√≥n se asocia a la informalidad. 

Antes de la pandemia, la desocupaci√≥n en j√≥venes rondaba en 18%, y ya era considerada elevada.  Pero para el tercer trimeste de 2021 subi√≥ a 21.4% entre las personas de 15 a 24 a√Īos. 

La recuperaci√≥n ‚Äėfavorable‚Äô es llevarse un trabajo con mal salario, ausencia de prestaciones sociales y poca o nada de idea de las necesidades reales del √°mbito laboral. Y luego nos cuestionamos por qu√© crecen fen√≥menos como ‚ÄėLa Gran Renuncia‚Äô.

El punto con estas cifras es ¬Ņqu√© se interpone entre un buen empleo, y esos j√≥venes y mujeres?

Considero que los informes, tan necesarios para documentar, ir√°n y vendr√°n sin mayor impacto si las instituciones involucradas en la generaci√≥n de conocimiento y de los puestos de trabajo hacen caso omiso de estas se√Īales:

  1. Los j√≥venes parece que prefieren seguir estudiando, o las mujeres en casa, que empezar a trabajar a una edad temprana. ¬ŅPara qu√© hacerlo si encuentro en el mercado  desempleo o un empleo que me mantiene ocupado pero pobre? La reflexi√≥n va entorno a c√≥mo orientar y vincular de mejor manera a esta poblaci√≥n con una necesidad que demande su conocimiento y con el desarrollo de competencias que sirven de por vida. No es lo mismo intuirlo que conocer a detalle fortalezas, necesidades qu√© atender y manera de exponerlo a un empleador.
  2. En el caso de los j√≥venes, la mayor parte tiene que esperar un promedio de 13.8 meses para encontrar un empleo estable o satisfactorio. El punto aqu√≠ es ¬Ņc√≥mo ayudar para hacer una mejor transici√≥n entre la educaci√≥n y el trabajo? Para la mujer, ¬Ņc√≥mo transitar ente diferentes decisiones: hijos, cuidar a un familiar, del hogar, y su vida laboral? No es que el hombre no lo necesite, pero ante las marcadas brechas en varios √°mbitos, el foco para ellas es fortalecer los cambios de un ciclo a otro.
  3. En las econom√≠as en desarrollo, dos de cada cinco j√≥venes que trabajan viven con menos de 60 pesos al d√≠a. Globalmente, tres de cada cuatro est√°n contratados en la informalidad. 

Alguien tiene que asumir la responsabilidad de esto, incluyendo al propio j√≥ven. Si se puede hacer de manera conjunta mejor, porque eso es estrat√©gico: escuelas, sector privado, empleadores, gobierno; que cada uno haga su ‚Äėexamen de conciencia‚Äô y revise de qu√© manera se puede dotar de mejores herramientas a esta poblaci√≥n.

Pero a t√≠tulo personal veo rebasado o mal orientado ese discurso de colaboraci√≥n tripartita. Invertir en el empleo juvenil y de mujeres, implica priorizar y formalizar la idea de formaci√≥n continua: implica meter a la persona en el centro de la ecuaci√≥n y recordarle su responsabilidad, el control que puede tener sobre su propia carrera. 

 Es un enfoque donde el propio buscador de trabajo se hace consciente de sus cualificaciones; de lo que existe y no en su formaci√≥n. La informalidad puede que sea el problema de toda la vida, pero si la persona sabe c√≥mo ‚Äėformalizar‚Äô su incursi√≥n a un empleo y luego como crecer en cierta industria o transitar a otra, eso es prepararse para lo que vive el mercado. 

Sobre esto platicaremos en una siguiente entrega, con la herramienta de plan de carrera, una hoja de ruta que te ayuda a tomar decisiones basadas en prioridades y en lo que realmente se quiere cumplir a nivel profesional.

Pexels/Jonás Cortés|Business Insider México

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre m√°s historias en Business Insider M√©xico

S√≠guenos en Facebook , InstagramTwitter y LinkedIn

Consulta a m√°s columnistas en nuestra secci√≥n de Opini√≥n