• El mercado interno se recupera a una velocidad más lenta, mientras que México está recibiendo un impulso desde el exterior.
  • La depreciación del peso hace a las exportaciones más baratas y despegaron en el primer mes después de la Jornada de Sana Distancia.
  • En tanto, el empleo, la pérdida de ingreso, y el consumo en México continúan mostrando resultados poco favorables.

México atraviesa una crisis que se está acentuando por factores internos, más que externos, de acuerdo con Eduardo Sojo, director del Laboratorio Nacional de Políticas Públicas del CIDE y expresidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Esta visión nos dice cómo se comporta la economía mexicana después del confinamiento. Eduardo Sojo precisó en su cuenta de Twitter que parte del mercado interno mexicano avanza a una velocidad diferente que su relación con el mercado externo.

Puso como ejemplo el contraste entre las exportaciones y las importaciones de productos. Las exportaciones no petroleras, que en mayoría son exportaciones a Estados Unidos, crecieron 77% entre mayo y junio. En cambio, las importaciones que se toman como un indicador del consumo de bienes dentro del país, sólo repuntaron 6% en el mismo lapso. 

Por un lado: la depreciación del peso hace más baratos los productos mexicanos, lo que impulsa a las exportaciones.

Aunque la depreciación del peso frente al dólar fue uno de los factores presiona la inflación al alza de acuerdo con el Banco de México (Banxico) lo que disminuye el poder adquisitivo dentro del país, un peso más barato hace más atractivas a las manufacturas mexicanas en Estados Unidos, lo que hizo despegar a este sector al abrirse las fronteras en junio, explicó Jonathan Heath, subgobernador de Banxico.

Un dólar más caro también beneficia a millones de familias que reciben remesas provenientes de Estados Unidos. Y estos envíos alcanzaron un máximo histórico para un periodo de 12 meses al registrar 37,866 millones de dólares en junio, pese a la fuerte crisis económica y de empleo que vivió Estados Unidos por el coronavirus.

Los trabajadores mexicanos en el exterior que envían dinero a sus familias en territorio nacional se han mantenido empleados en sectores que permanecieron abiertos durante la crisis de Covid-19, lo que permitió continuara el flujo de recursos a la economía mexicana desde el exterior.

Por el otro: el consumo en México cayó después de la pérdida de empleos durante la pandemia

Como Eduardo Sojo explicó, México no ha logrado repuntar en materia de importaciones, un indicador de bajo consumo, que se experimentó cuando se perdieron millones de empleo durante el confinamiento por Covid-19.

El desempleo —aquellas personas sin ocupación pero que buscan activamente empleo— aumentó de 4.2% a 5.5% de mayo a junio, a pesar de millones de personas volvieron a su trabajo cuando terminó la Jornada de Sana Distancia.

Más de 12.2 millones de empleos formales e informales se perdieron durante abril y mayo, los meses de confinamiento, a pesar de que 4.8 millones de personas regresaron a trabajar en junio, por lo tanto faltan 7.43 empleos por recuperar para volver al nivel previo a la pandemia, según las cifras de Banxico.

Asimismo, según estos indicadores, se han perdido casi un millón de empleos formales entre abril y junio de 2020. En el mismo periodo se perdieron 12 millones de empleos, mientras que en el mismo periodo 4.61 millones fueron empleadas de manera parcial, lo que se traduce menor poder adquisitivo.

Consumo no muestra signos de recuperación

Con un mercado laboral en vías de recuperación, Sojo indicó que el mercado interno muestra debilidad en el consumo, con caídas en la venta de automóviles, consumo en tiendas departamentales y de autoservicio.

En tanto, las reservaciones en restaurantes, llegadas nacionales a los principales aeropuertos, que continúan en un nivel bajo, corresponden a las cifras que advertían con una caída en el turismo de la agencia Moody’s.

AHORA LEE: Lo bueno, lo malo y lo feo de la reducción de tasa de Banxico

TAMBIÉN LEE: Coneval ve una recuperación laboral tras el confinamiento — se reduce la población que no puede comprar una canasta básica de alimentos

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagram Twitter