• La startup mexicana Happy People Movement creó a Japi, el primer condón incluyente del mundo.
  • Los condones Japi son llamados incluyentes porque buscan sumar a su narrativa a grupos vulnerables que son despojados de su sexualidad, como adultos mayores y personas con movilidad limitada.
  • Además de incluyentes, estos condones mexicanos están hechos con materiales amigables para el cuerpo y con una visión sustentable.

La sexualidad es algo que todas las personas en edad de practicarla deberían ser capaces de disfrutar en plenitud y libre de estereotipos o estigmas. Esta es una creencia que la startup mexicana Happy People Movement, creadora de los condones incluyentes Japi, lleva muy arraigada en su visión empresarial.

A pesar de ser uno de los métodos anticonceptivos y de prevención de enfermedades sexuales más conocidos, muchos mexicanos siguen sin adoptar al condón por completo. De hecho, de acuerdo con datos del sector salud, en México solamente cuatro de cada 10 adolescentes y seis de cada 10 adultos lo utilizan en sus relaciones sexuales.

Sin embargo, esta startup con sede en Acapulco, Guerrero, tiene la misión de reinventar la narrativa alrededor de los condones con un producto que posee un fuerte mensaje de inclusión, así como el objetivo de eliminar las creencias limitantes, anticuadas y poco realistas que sostenemos alrededor de la sexualidad y el placer.

La importancia de crear condones incluyentes

Happy People Movement

Yamel Sánchez, fundadora y directora general de Happy People Movement, vivió los últimos 10 años en Malasia, uno de los principales países productores de condones y hogar del fabricante más grande del mundo de los mismos, Karex.

La empresaria platica a Business Insider México que la experiencia de vivir en Malasia y haberse incorporado al equipo de trabajo de Richter Rubber Technology, otra compañía líder en la fabricación de condones, le hizo ver ciertos aspectos de la industria que antes no había considerado; por ejemplo, que buena parte de la fuerza laboral eran mujeres de distintos orígenes y religiones. «Me empecé a cuestionar cómo impacta en estas mujeres, en su conciencia sexual, ver todos los días estos empaques. Muchas marcas solamente se dirigen a ‘usar’ el cuerpo de las mujeres; son muy heteronormativas y enfocadas al hombre y en cómo potenciar su sexualidad.»

Al cuestionarse esto, Yamel dice que recordó que nunca se sintió conectada con ninguna marca, mucho menos capaz de ir a comprar alguna. «No me sentía con el derecho de hacerlo, pero pensé: ¿Qué pasaría si una marca de condones se dirigiera a todos? ¿Qué pasaría si su enfoque principal, además de tener ganancias, fuera el de cambiar la consciencia sexual?»

Yamel explica que justo este concepto es uno de los objetivos principales de los condones Japi. «La importancia [de crear un condón incluyente] es sembrar una semilla de cambio en la conciencia sexual. Más allá de vender un condón como tal, es sembrar esta semilla que nos haga saber que tenemos derecho a sentir placer; a quitarnos las culpas y reconocernos como seres íntegros y sexuales. El reconocer ese derecho y esa razón de pertenencia te puede permitir ser mucho más creativo y constructivo, te puede llevar a otras gamas de tu persona y hacer que la sociedad cambie.»

A todo esto, ¿qué es un condón incluyente?

Happy People Movement

El concepto de un condón incluyente puede sonar raro; sin embargo, los condones Japi son llamados así porque buscan incluir en su narrativa a grupos vulnerables que son despojados de su sexualidad, como adultos mayores y personas con movilidad limitada, aportando recursos que fomenten la concientización de dichos grupos en la sociedad.

«Lo que queremos es hablarle a todos, queremos liberar la culpa de sentir placer en la gente; liberar la conceptualización del uso del condón, del concepto del condón en sí, que viene cargado con mucho morbo, así como hablar de una sexualidad consciente», explica Yamel a Business Insider México.

«Uno de los objetivos principales que tiene Japi es incorporar en la narrativa a los adultos mayores y a las personas con movilidad limitada, porque como sociedad creemos que no tienen derecho al placer, pero claro que lo tienen», agrega.

Y no solo se trata de generar conciencia en torno a que estos grupos pueden disfrutar de la sexualidad igual que todos, sino también de apoyarlos directamente al destinar parte de sus utilidades para proyectos de inclusión sexual.

«Parte de las utilidades que esperamos que corran en este 2021, [queremos] darlas a ciertas organizaciones para [realizar] estudios y concientizar a la sociedad de que estas personas merecen este tipo de placer. Y no hablo solo del placer sexual; la sexualidad no es solo los órganos, es mucho más», agrega la empresaria.

Además de incluyentes, estos condones están hechos con materiales amigables para el cuerpo y con una visión sustentable

Happy People Movement

Los condones Japi se hacen en Acapulco dentro de una fábrica boutique, donde el 80% de su fuerza laboral está conformada por mujeres. Estos se encuentran libres de caseína, nonoxynol-9 (un espermizida que traen algunos condones y que puede causar irritación o comezón en los genitales) y parabenos, compuestos químicos relacionados con cambios hormonales y que han sido hallados en ciertos tumores mamarios.

El papel con el que está hecho su empaque proviene de fuentes sustentables. A su vez, los condones están libre de productos animales, y el látex con el que se fabrican proviene del árbol del caucho. De acuerdo con su página oficial, este proviene por ahora de Malasia, pero la startup está realizando pruebas con proveedores mexicanos para lograr condones 100% mexicanos que provengan de fuentes sustentables.

También, los condones cuentan con las certificaciones ISO 9001, ISO 13485 y Certificado de la Cofepris para garantizar su buen desempeño.

La marca de condones Japi también extenderá su catálogo a más productos próximamente

«Queremos incorporar nuestra gama de productos. Entre ellos está el condón para mujeres, así como tampones de algodón orgánico y lubricantes, entre otros productos que sean necesarios para nuestros consumidores», explica Yamel a Business Insider México.

Yamel cree que el reto que enfrenta Japi en México es el de romper con el esquema de las marcas de condones muy bien posicionadas; sin embargo, la fundadora de Japi sabe a lo que se enfrenta. «Es solo abrirnos el espacio. Confío mucho en mi México. Me decían que el país no estaba preparado para un proyecto como el mío, pero yo sí creo que lo está», dice.

«La gente nos está buscando; nos manda mensajes, publican el condón en sus historias, hablan sobre él y de la narrativa que tiene. Está siendo bien aceptado y no está siendo juzgado», agrega Yamel.

Sobre cómo hacer llegar esta mentalidad de una sexualidad consciente a más mexicanos, Yamel explica que tienen varias estrategias planeadas, entre ellas varios proyectos sobre inclusión que aún siguen en planeación.

Sin embargo, uno de los que está por implementarse pronto es el de una sexóloga con movilidad limitada como vocera de la marca, y que dará cada 15 días información sobre este tipo de sexualidad consciente en las redes sociales, para «empezar a sembrar esa semilla de educación.»

AHORA LEE: El estrés y la pereza pandémica han provocado un fuerte aumento en la disfunción eréctil, según expertos en salud sexual

TAMBIÉN LEE: Estas son todas las formas en que la masturbación puede hacerte más saludable

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedIn y Twitter