• La pandemia forzó un despliegue acelerado del trabajo remoto en la sociedad.
  • Con ello la productividad de muchas compañías se disparó durante los primeros meses.
  • Sin embargo, con el tiempo, el home office está mostrando su otra cara: empleados agotados y estrés.

El trabajo a distancia ha venido para quedarse.

La pandemia forzó un auténtico experimento social, obligando a las empresas a paralizar su actividad presencial y a que todos sus empleados trabajaran desde casa.

Un año y medio después se están viendo los resultados de ese gran esfuerzo.

De acuerdo con un encuesta de OCCMundial, solo 5% de los mexicanos elegiría regresar a trabajar presencialmente, mientras que 62% lo haría de manera híbrida. Por su parte, 34% prefiere realizar home office.

Sin embargo, no todo lo que brilla es oro: las empresas están detectando que sus empleados muestran unas tasas de estrés e insatisfacción laboral superiores a otros años.

Frente a las cifras que señalan que el home office fomenta la productividad de las empresas se esconde otra realidad: trabajadores agotados, con dificultades para conciliar y sin límites entre la vida profesional y la personal.

El cambio al home office y cómo cuidar la salud mental de los colaboradores

A raíz de la pandemia, muchas empresas han ido presentando planes para ampliar el trabajo remoto. La razón es que la productividad aumentó durante el home office: según un estudio de Statista, 37% de los mexicanos consideran que su productividad es muy alta bajo esta modalidad de trabajo.

Sin embargo, si no se realizan cambios estructurales en las culturas organizativas de las empresas, el precio a pagar puede ser muy alto. Chris Dottie, director general de la firma de selección Hays, advierte de que la insatisfacción laboral ha crecido de 31% al 36% y esto ha provocado que un tercio de las personas que han cambiado de trabajo lo hayan hecho por descontento con su empleador. 

Otras encuestas siguen arrojando datos que revelan que la productividad quizá se esté consiguiendo a costa de la salud mental de los trabajadores y no de una mayor optimización del tiempo y los recursos gracias a la tecnología. 

El 40% de los empleados encuestados por Fiverr hablan de dificultad para desligar la vida profesional de la personal, mientras que un estudio de Capgemini revela que 56% de los trabajadores siente estrés como consecuencia de la conexión permanente. 

La tendencia ya estaba identificada: «La pandemia ha amplificado dinámicas que se daban antes»

Por supuesto, lo que se está viendo entre los empleados no es más que una amplificación de lo que los expertos ya han identificado como las consecuencias del trabajo intensivo. 

“La pandemia ha amplificado dinámicas que ya venían dándose antes”, explica Óscar Zapata, sociólogo, profesor universitario e investigador de la Universidad Pontificia Comillas y de la Universidad Carlos III de Madrid, a Business Insider España. 

¿Y cuáles son esas dinámicas? “Intensificación y precarización”, resume Zapata. 

El experto señala que el trabajo intensivo está caracterizado por unas altas cargas de trabajo y unos plazos ajustados para entregarlo. 

Según cifras de la Asociación de Internet MX, 74% de los mexicanos considera que el ambiente laboral es un factor a tomar en cuenta a la hora de elegir un empleo. Y muchos de ellos dejarían su trabajo por fatiga.

La relación entre salud mental y entornos determinados en el trabajo como el home office, está determinada

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), 75% de los trabajadores mexicanos padece fatiga por estrés laboral. Y aunque el experto asegura que estos trastornos son multifactoriales, y el propio experto advierte de la complejidad de establecer relaciones causales directas con el trabajo, ya que pueden influir otros aspectos. Sin embargo, la relación entre el deterioro de la salud mental y entornos determinados de trabajo está documentada.

La encuesta de «Termómetro laboral», realizada por OCCMundial, indica que 48% de los mexicanos ha experimentado falta de motivación en su puesto; 38% expresó que tiene agotamiento total y 11% falta de creatividad.

«Eso es el origen del burnout», señala el profesor, haciendo referencia al síndrome del trabajador quemado que está reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como enfermedad.

Otra dinámica que se ha mantenido igual es la que tiene que ver con quiénes son los principales afectados. «Las mujeres sufren más este impacto en salud mental», asegura Zapata. El experto reconoce que hay alguna variable, como la mayor disposición de la mujer a reconocer su situación frente al hombre, que puede afectar a las cifras. 

Sin embargo, otros motivos también son evidentes: «Hay una expectativa cultural de que las mujeres asuman más trabajo dentro del hogar». 

Las personas que trabajan en el sector servicios, muy golpeado por las medidas de la pandemia, también se han visto particularmente afectadas. 

Los trabajadores presentan más dinámicas de riesgo 

“La tecnología por sí misma no crea ni soluciona problemas. Es cómo se usa”, advierte el profesor. “El principal problema de la tecnología es que convierte en obligatorio lo que se puede hacer”, señala. 

¿Puedes contestar un email al momento aunque no sea tu horario de trabajo? Hazlo. ¿Puedes estar pendiente de un tema aunque sea de noche? Hazlo.

“La hiperconectividad elimina los límites”, reflexiona Zapata, que señala que en la mente del trabajador impera el hecho de que “mis compañeros y mi jefe saben que estoy siempre disponible y con el ordenador delante”.

Una encuesta realizada por KPMG, revela que 56% de los trabajadores mexicanos considera que no existe equilibrio entre las actividades personales y del trabajo, ya que este último invade el tiempo personal.

Entre la conciliación del trabajo y la desconexión digital

Carmen Rodríguez, directora del área de Intervención Psicológica de Affor, coincide con la valoración de Zapata y asegura a Business Insider España que los problemas que están recibiendo por parte de los empleados tienen que ver con una organización que ha aumentado la demanda laboral, mientras dificulta la conciliación y la desconexión digital.

Affor es una consultora que lleva 10 años trabajando en la evaluación del riesgo psicosocial en organizaciones e implementando soluciones. «Se van a empezar a tener en cuenta los riesgos psicosociales asociados al trabajo desde casa», advierte Rodríguez.

Además, la tecnología también permite una nueva tendencia, que también es anterior a la pandemia, pero que ahora se ha amplificado por la necesidad de tener controlado a un trabajador al que el jefe ya no ve.

“Ahora existe la metrificación del empleado en tiempo real, que es un factor amplificador del estrés”, señala Zapata.

El experto hace referencia a la imposición de determinados objetivos o marcadores para determinar la productividad y el rendimiento de un empleado. “Si no cumples, eso genera una inseguridad adicional”, sostiene.

Las compañías han notado el malestar entre los empleados que tienen que ver con su salud mental desde que hacen home office

Durante la pandemia, las compañías detectaron un problema entre sus empleados y empezaron a demandar ayuda psicológica para sus empleados.

Affor ofrece formación y tiene un Programa de Ayuda al Empleado (PAE) que ha experimentado una alta demanda desde que comenzó la pandemia. «El programa ha atendido a 300,000 empleados, lo que supone un aumento de 67%», explica Rodríguez. La directora asegura que los principales trastornos que están detectando son el estrés laboral y la fatiga laboral.

La consultora ofrece atención psicológica las 24 horas los 7 días de la semana y asegura que han sido contratados por empresas para sus empleados y familiares, pero también por algunas universidades para sus estudiantes y también por hospitales.

A través del PAE, que permite una atención anónima y confidencial, Affor puede realizar una aproximación preventiva y establecer en tiempo real cuáles son las áreas problemáticas para pasar a un modelo proactivo.

Por ahora, la consultora ha establecido que lo fundamental es formar a los mandos intermedios, responsables de gestionar equipos y de hacer cumplir objetivos. Ya han puesto en marcha un programa piloto para formar en gestión de las emociones.

‘Boom’ en la atención psicológica a los trabajadores y en los programas de bienestar corporativo

Cigna destaca que solo una cuarta parte de los trabajadores se beneficia de planes de salud y bienestar corporativos, mientras que más de la mitad lo reclaman.

La aseguradora médica asegura que estos programas son una inversión y señala que las compañías que tienen servicios destinados a la salud mental de sus plantillas pueden alcanzar retornos de hasta 60 veces el capital dedicado a ellas.

Durante la pandemia, las plataformas de bienestar corporativo han experimentado un auténtico boom y han empezado a ofrecerse a miles de empleados en muchas empresas. Una de ellas fue The Holistic Concept, un servicio utilizado por empresas para gestionar a través de vídeos, audios y sesiones presenciales el bienestar emocional de sus empleados.

«Nuestros contenidos no duran más de 15 minutos y están pensados para integrarse en la jornada laboral», explicaba Marta Sánchez-Moreno en una entrevista publicada en Business Insider España.

¿Cómo se puede hacer tangible un problema de salud mental?

La compañía también hace un seguimiento del comportamiento de los usuarios en su plataforma y entrega a las empresas un informe con las métricas que les permiten «tangibilizar el bienestar de sus trabajadores», señala Sánchez-Moreno, subrayando que los datos se entregan de forma agregada y anónima.

La fundadora de The Holistic Concept asegura que la adopción, por parte de las empresas, de plataformas de gestión del estrés y cuidado del bienestar emocional de los empleados también se ha acelerado.»Antes del confinamiento ya veíamos que era una tendencia, pero ahora se ha convertido en una prioridad de los departamentos de recursos humanos», asegura la fundadora.

Sin embargo, Sánchez-Moreno es muy prudente a la hora de hacer valoraciones. «No somos psicólogos, nuestra labor es complementaria», advierte, «pero parece que los trastornos van a aumentar porque la incertidumbre y la crisis económica juegan un papel importante».

Por eso, asegura que «las empresas no se pueden relajar cuando se trata de apoyar a sus empleados».

Otra startup que ha visto crecer su demanda durante la pandemia ha sido el servicio de psicólogos online Ifeel. La compañía ofreció su servicio gratis durante la cuarentena y su demanda se disparó 70%

Ifeel tiene colaboraciones con empresas del sector farmacéutico, educativo y tecnológico que buscan un servicio de terapia que ofrecer a sus empleados.

Recientemente, Siemens cerró un acuerdo de colaboración con Ever Health por el que ofrecerán sus servicios de telemedicina a los más de 1,700 empleados de la compañía.

“¿Por qué no, en vez de ofrecer yoga, para procurar la salud mental gestionas bien el home office?”

A pesar de que cualquier esfuerzo suma, los expertos critican que este tipo de ofertas a los empleados no atacan el problema de raíz y desvían el foco del verdadero causante. «Refuerza la idea de que el problema y la solución están en el individuo», advierte Zapata. «Haz ejercicio, come bien, practica mindfulness», enumera.

«Por supuesto, hay problemas individuales concretos, pero ¿dónde está el núcleo del problema? El origen está en la organización, en la cultura. Estamos hablando de un nivel que es organizativo», sostiene.

En ese sentido, Zapata reconoce la dificultad de legislar en un terreno que roza lo abstracto. «Cada empresa es un mundo y tiene sus necesidades particulares», reflexiona. Sin embargo, no se conforma: «El derecho a desconectar está fenomenal, pero es totalmente insuficiente».

En cualquier caso, el experto reconoce que la responsabilidad recae principalmente sobre la propia compañía: «¿Por qué no, en vez de ofrecer yoga, gestionas bien?»

Un buen jefe es responsable de la salud física y mental de sus colaboradores

«Un buen jefe no es solo responsable de que se cumplan objetivos, sino de la salud física y mental de las personas», asegura Zapata. El profesor menciona un estudio que se está llevando a cabo en Estados Unidos en el banco de inversión Goldman Sachs y en el que se sigue desde hace 20 años a los jóvenes que entran en el banco a trabajar.

«A los 4 años tienen problemas de salud muy serios: inmunológicos, de corazón…», señala el experto. «¿Eso es lo que queremos? ¿Eso lo podemos permitir?», reflexiona.

Recientemente, auditores junior de la compañía EY de la oficina de Barcelona enviaron un correo electrónico a los auditores senior reclamando cambios en la cultura corporativa. «Nos hemos visto desbordados en innumerables ocasiones, trabajando hasta altas horas de forma continuada de lunes a domingo», señalaba el correo obtenido por El País.

Las fuentes anónimas del diario confirmaban punto por punto la paradoja que denuncia Zapata, ya que aseguraban que desde la organización se les comparten «trucos para desconectar» mientras les exigen plazos imposibles.

«Hay un montón de gente con una salud mental deteriorada y el origen es el trabajo y en algunas ocasiones derivado del home office», concluye Zapata.

Con información de Sonia Soto.

AHORA LEE: Establecer horas libres de reuniones es la nueva tendencia del home office —mejora la productividad y la salud mental de los trabajadores

TAMBIÉN LEE: Estos son los 4 factores que deberán contemplar las nuevas relaciones laborales a raíz de la pandemia

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedIn y Twitter.