• Hacer una cafetera para ti o una grande para todos y que se quede a medias, a veces se plantea como un dilema. ¿Qué hacer con el café sobrante? 
  • Sobre todo, porque calentar el café una vez se ha enfriado es complicado. 
  • La mejor opción, rápida y funcional es hacerlo en el microondas, pero no vale sólo con ponerlo en una taza y dejarlo dando vueltas en el plato de cristal. Tiene un truco. 

Calentar el café, a fuego lento o en el microondas, implicará siempre que cambie su sabor. De hecho, lo hará más amargo. 

«Todo se reduce a dos palabras: compuestos volátiles. Y el café está lleno de ellos; son las cosas que hacen que una taza de café tostada y preparada sea deliciosa y sabrosa. Sin embargo, como indica su nombre, son volátiles y se desmoronan fácilmente. Cuando recalientas el café, todas las cosas buenas en él empiezan a desaparecer y la taza resultante se inclina hacia los componentes más amargos, que se quedan durante el proceso de calentamiento», señala Michael Phillips, director de cultura del café en Blue Bottle Coffee a Huffpost.

Es decir, calentar el café es como volver a cocinarlo. Por lo que el resultado no puede ser igual al original. 

Esto se debe especialmente a que su esencia se basa en ácidos y compuestos que reaccionan al calor volviéndose más amargo, dijo al medio Emily Rosenberg, directora de operaciones de educación y capacitación en Stumptown Coffee.

Pero, como siempre, hay formas y formas de hacerlo —además de tener alternativas al café que también te ayudarán a tener energía—. 

Cuando estás trabajando desde casa, o simplemente estás solo y te sobra café en cada cafetera que preparas, no lo tires. Según Spoon University, puedes aprovecharlo ajustando la potencia del microondas a la cantidad que vayas a preparar. 

Para media taza necesitarás 45 segundos con el microondas a 80% o 90% de su potencia. Suma otros 30 segundos si el café sigue frío al sacarlo del electrodoméstico, recoge ComputerHoy

No obstante, si tomas cafés cortos y solos o cafés con leche que preparas antes de ponerlos en el microondas, la situación vuelve a cambiar. Por ejemplo, debes vigilar las tazas más pequeñas con cuidado y dejarlas únicamente unos segundos —de lo contrario, se quemará el café y, posiblemente, acabe derramándose dentro del microondas. 

The Daily Mail recomienda calentarlo siempre mejor a baja temperatura en el fogón o vitrocerámica. Si crees que no va a ser lo suficientemente baja, remueve con una cuchara y así tendrás total control sobre la bebida para que no se pegue y se caliente sin quemarse. 

AHORA LEE: Estas son las 10 mejores ciudades del mundo para viajar – Oaxaca y San Miguel de Allende están entre ellas

TAMBIÉN LEE: 4 consejos para evitar la cruda cuando estás bebiendo durante el día

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagram y Twitter.