Paul Alejandro Sánchez

Paul Alejandro Sánchez

Energía Circular

Les compartía en una entrega anterior, la basura del futuro tiene que ver con la tecnología que se usa. Así como hoy vemos tiraderos de llantas o de basura tecnológicas —como computadoras y celulares—, en el futuro podríamos ser testigos de tiraderos de paneles solares y baterías. Si esta es una posibilidad, entonces, ¿no deberíamos estar planeando un cementerio para las tecnologías renovables con la finalidad de conducirlas de manera apropiada y sustentable a su lugar de descanso final?

Se espera que en los próximos años haya un boom respecto a generación distribuida en los techos. Por ejemplo, San Francisco ya pasó una ley que impide a las nuevas construcciones residenciales utilizar combustibles fósiles. De continuar esta tendencia, los paneles solares y las baterías que serán parte del paisaje cotidiano del futuro deberán desecharse de forma responsable.

Este cementerio de tecnologías renovables no es un tiradero convencional; pues requiere de un proceso de reciclaje y tratamiento para, en primer lugar, reutilizar la mayor parte posible de los materiales desechados; en segundo, para disponer de forma sustentable y adecuada de los desechos que pueden tener un impacto negativo en el suelo y el entorno.

Respecto a los paneles solares, convencionalmente más de 75% de estos es vidrio que puede ser reciclado sin mucho problema; 10% es plástico, 10% metales y 5% silicón. Quizá el mayor valor de los paneles reciclados sean los metales que son principalmente aluminio, plata y cobre. Si bien el aluminio es fácil de extraer, la plata y cobre requieren de procesos químicos más complejos que pueden reducir la recuperación del plástico y el vidrio.

Las baterías, por su parte, pueden tener un proceso un poco más complicado pues, si bien tienen hierro, aluminio; plástico y cobre, también se encuentran químicos en estado líquido de litio, níquel; cobalto y otras sustancias. El desecho final de las baterías es más complejo que el de los paneles solares ya que las celdas representan riesgo químico que puede derivar en incendios y quemaduras; envenenamiento por sustancias tóxicas en el ambiente y causar cáncer.

De esta forma, el cementerio para las baterías debe ser mucho más cuidadoso ya que se deben recuperar la mayor parte de los materiales a través de separación física, química y por medio de calor; posteriormente, almacenar de forma segura aquellas sustancias que representan riesgos para la salud y seguridad de las comunidades.

El reciclaje y disposición final de las tecnologías renovables, debido a sus complejidades, no es un proceso barato. A pesar de ello, pocas veces se considera en los presupuestos de los instaladores, dejando al amparo del consumidor final la responsabilidad de reemplazar y desechar de forma segura estos componentes.

Esto, al final de la vida útil de la tecnología, representaría un costo no considerado en el momento que se presupuestó la solución renovable. En este sentido, los ahorros reales se ajustarían a la baja y en una sola exhibición lo que implicaría destinar más recursos por el retiro y desecho de la tecnología.

Por estas razones, en Europa se ha promovido la responsabilidad extendida del productor que requiere a todos los productores considerar en sus precios y dentro de sus responsabilidades el retiro de los paneles solares y baterías que son instalados en hogares, comercios y otras edificaciones; con la finalidad de que el costo final refleje también el costo de deshacerse de estas tecnologías cuando termine su vida útil. En México, todavía estamos a tiempo de promover la responsabilidad extendida del productor y los estándares mínimos para desechar las tecnologías renovables —este cementerio para tecnologías renovables—, antes de que se vuelve un problema público que se nos vaya de las manos. Al final del día este es el principio de la energía circular.

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook , InstagramTwitter y LinkedIn