• Aunque la inversión aumentó 3% en enero con respecto al mes previo, este indicador se encuentra en los niveles observados de 2010.
  • Este indicador sirve como referencia para conocer el ritmo de producción económica en el futuro, por lo que se pronostica debilidad en 2021.
  • Se espera que México crezca 5% este año, sin embargo, este es un nivel inferior al 6% que se espera para la economía global.

Los datos sobre el comportamiento de la inversión advierten un débil crecimiento económico. Esto debido a que muchas compañías han cerrado por la crisis o están disminuyendo sus planes de expansión, a pesar de que se espera un impulso por los estímulos monetarios desde Estados Unidos, explicó Barbara Carrillo, economista y académica del Instituto Autónomo de México (ITAM).

La inversión fija bruta creció poco más de 3% mensual en enero, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Sin embargo, aún no alcanza una recuperación a niveles previos a la pandemia, y ha ido arrastrando una trayectoria negativa desde que inició el sexenio de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), específicamente desde la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) en Texcoco.

«La inversión que alcanzamos (en enero) es la que teníamos en 2010. Así de mal está. Y estamos 19.7% abajo de la que teníamos en junio de 2018», indico la economista del ITAM en entrevista.

Carrillo explicó que la inversión es de los indicadores más importantes ya que es una referencia de lo que pasará en el futuro con la economía. Este gasto sirve para abrir, expandir o mejorar un negocio. Es lo que hace que aumente la producción económica entre una población que está creciendo.

«Si no tienes inversión, el PIB no va a crecer. Entonces vas a tener que dividir la misma producción entre cada vez más personas. La inversión empieza su caída en julio de 2018 y a partir de que se cancela el aeropuerto comienza un periodo de varios meses con caídas consecutivas», añadió.

México crecerá 5% en 2021 según pronósticos, pero solo será un rebote, menor al promedio mundial, ante la falta de inversión

México recibirá un impulso por la mayor demanda de productos nacionales que se espera con los estímulos fiscales que se implementarán en Estados Unidos. Sin embargo, Carrillo explicó que este efecto solo es un «rebote» después del desplome de 2020.

«Es bien importante señalar que hay expectativas de crecimiento para practicamente todos los países, y este aumento de 4.5% a 5% sigue estando por debajo del promedio de los demás países», indicó.

De acuerdo con datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) el promedio del crecimiento para la economia mundial será de 6% en 2021. La diferencia es mayor entre economías emergentes y en vías de desarrollo, de las cuales se espera un repunte de 6.7%. Y aunque México está arriba que el promedio en América Latina 4.6%, esta región fue la más afectada por el Covid-19, de acuerdo con organismos internacionales.

Uno de los grandes problemas a enfrentar será la desigualdad en este periodo de recuperación. La economista advirtió que el sector exportador sentirá el impulso de Estados Unidos, pero la mayoría de los pequeños negocios no participan en el comercio internacional.

«Cuando hay recesión significa que hay menos recursos. Y lo que se observa es que aquellos que comían poco, van a consumir todavía menos. Y los que comían mucho, prácticamente no va a bajar su consumo», indicó.

AHORA LEE: A un año de la pandemia, la canasta de consumo básico se encarece a un ritmo más acelerado —el gas, gasolinas, huevo y tortilla disparan inflación

TAMBIÉN LEE: Pemex considera pozos que requieren fracking para aprovechar su ‘alto potencial’, según su plan de negocios

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramTwitter y LinkedIn