• Según un nuevo estudio, ayudar a un compañero podría ser perjudicial en muchos casos.
  • Prestar ayuda no solicitada puede mermar la confianza y autoestima de tus compañeros de trabajo.
  • Pero tampoco es bueno no preocuparse por el bienestar o las necesidades de los demás.
  • ¡Nos vemos en TikTok!

Cuando piensas en un ambiente de trabajo ideal, seguramente te viene a la cabeza compañeros que están siempre dispuestos a ayudar a los demás. No obstante, puede que en el fondo esta visión utópica no sea siempre la más beneficiosa. No para la empresa, sino para los propios trabajadores. Eso es lo que parece poner de manifiesto un nuevo estudio al respecto.

Según este informe, firmado por el Instituto Alemán de Seguridad y Salud en el Trabajo, ayudar a compañeros que no lo piden puede ser tan perjudicial para un alto número empleados como la propia falta de cooperación. 

Cuando ayudar a tus compañeros de trabajo es un problema

Según determina este grupo berlinés de investigadores, ayudar a tus compañeros sin que estos te lo soliciten provocaría una considerable frustración en las necesidades psicológicas de los trabajadores. ¿La razón? Puede frustrar las sensaciones de autonomía, competencia y confianza. 

Estas situaciones pueden prolongarse durante semanas, lo que puede generar que muchos profesionales tengan más problemas a la hora de desconectarse después de la jornada laboral y se lleven sus inseguridades a casa. 

La practicidad, por encima de todo

Hay que tener presente que ayudar constantemente a un compañero de trabajo puede crear una dependencia excesiva, donde el colega no desarrolle sus propias habilidades y termine por volverse ineficaz cuando no tiene el apoyo requerido. 

Además puede interferir en el desarrollo profesional de quien recibe la ayuda, y por lo tanto en su propia capacidad para manejar responsabilidades futuras de manera independiente y adecuada.

Ayudar solo cuando realmente se necesita

En cualquier caso, este sorprendente estudio reconoce que no conviene ser radical a la hora de saber cómo actuar con los compañeros de trabajo. Si bien defienden que la ayuda no solicitada puede ser un problema, tampoco recomiendan no preocuparse por el bienestar o las necesidades de los demás. Simplemente, hay que procurar no perjudicar la confianza de los otros. 

En muchas ocasiones los desafíos y problemas son oportunidades importantes para el aprendizaje y casi imprescindibles para alcanzar un mejor crecimiento profesional. 

La autoestima es siempre la clave

¿Alguna vez has ayudado a un compañero de trabajo? ¿Y te has sentido bien después de hacerlo? Tal y como propone este trabajo alemán, hay que tener en cuenta que muchas veces la ayuda que se presta está más enfocada a satisfacer el autoestima personal que en realmente beneficiar a un compañero de trabajo. 


AHORA LEE: Jeff Bezos dice que el trabajo y la vida en realidad forman un círculo

TAMBIÉN LEE: Así es la vida en el extraño y discreto mundo del ‘sobreempleo’

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, LinkedIn, TikTok, Threads, Twitter y YouTube

AHORA ESCUCHA:

AHORA VE: