• Estudiar Derecho ha representado a lo largo de la historia un símbolo de estatus.
  • Sin embargo, los abogados no están contentos con el trabajo que obtuvieron al salir de la universidad.
  • Este es el panorama para los litigantes en la actualidad.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en Instagram? Síguenos.

Cuando Tracy H. se graduó de una universidad de élite especializada en artes liberales en 2011, no tenía ni idea de lo que quería hacer con su vida y, mucho menos, estar cerca de formar parte del trabajo con abogados. 

Sentía que necesitaba encontrar un próximo paso con prestigio, uno con el que obtuviera respeto, estabilidad y una vida cómoda. Muchos de sus compañeros estaban enfocados en carreras relacionadas con la banca, consultoría y medicina, pero ninguna parecía adecuada para ella. Así que decidió convertirse en licenciada en Derecho.

«Básicamente llegué a la Facultad de Derecho a través de un proceso de eliminación», dijo Tracy, quien pidió que no se usara su apellido para proteger su privacidad. 

Sin embargo, una vez que se convirtió en abogada, Tracy se sintió «realmente infeliz». 

Anhelaba la independencia y la creatividad, pero ambas se sentían inalcanzables en su trabajo, primero en una pequeña boutique y luego en un gran bufete de abogados. 

Se sentía tan miserable, tan agobiada por la labor pesada y las presiones de la ley, que quería renunciar, pero temía dar un paso tan drástico. 

Sintió que algo andaba mal con ella: nadie en su bufete de abogados nunca habló de ser infeliz, afirmó, porque no querían ser vistos como débiles. 

Depresión e insatisfacción

Aunque Tracy no lo sabía, estaba lejos de estar sola. Muchos abogados están profundamente insatisfechos con su trabajo diario, laborando arduamente en empleos en los que tienen poca autonomía y una responsabilidad aplastante. 

Una encuesta de casi 13,000 abogados publicada en el Journal of Addiction Medicine encontró que casi la mitad (46%) había experimentado síntomas de depresión en algún momento de sus carreras. 

Otro estudio, publicado en PLOS One, encontró que una de cada cuatro abogadas estaba pensando en dejar la profesión debido a problemas de salud mental, agotamiento o estrés.

Para algunos, es la decepción de pasar tres años estudiando derecho para aprobar un extenuante examen de la barra, solo para terminar redactando documentos para una corporación que no les importa. 

Para otros, son las demandas incesantes de los clientes que esperan que hagan ese papeleo a todas horas del día y de la noche. 

Los abogados son tan miserables que ha surgido una gran cantidad de servicios de coaching para ayudarlos a escapar de sus carreras. 

«Es la única industria que tiene una rama dedicada a ayudar a la gente a dejarla. Es tan extendida es la miseria», afirmó Liz Brown, una exlitigante que abandonó su carrera en las grandes firmas de abogados por una nueva carrera como profesora de derecho. 

Resulta que ser abogado es muy parecido a fumar. Se ve bien, pero todo el mundo quiere dejarlo.

Tracy eventualmente buscó la ayuda de Leave Law Behind, un servicio de coaching dedicado a ayudar a los abogados a salir del campo en el que trabajaron tan duro para unirse. 

El programa, fundado por dos exlitigantes, incluye materiales de aprendizaje a su propio ritmo, sesiones de coaching individuales y sesiones grupales mensuales. Al principio, Tracy se resistió; o era prohibitivo desde el punto de vista financiero: solo costaba unos pocos miles de dólares. Fue el salto mental lo que la bloqueó. 

«No podía gastar más dinero para dejar la ley porque ya había gastado mucho dinero para entrar en ella», puntualizó.

Pero Casey Berman, el fundador de Leave Law Behind, le ofreció un descuento y eso marcó la diferencia. Hoy, Tracy está ejecutando proyectos y análisis de datos para un gran bufete de abogados. 

Sí, el escenario es el mismo, pero ella ya no es abogada y su jornada laboral no podría ser más diferente. Hace trabajo en equipo, tiene flexibilidad en la forma en que estructura su día y llega a ser creativa. Â«Realmente me gusta mi empleo», destacó. Â«Mi día es bastante independiente y rara vez hay una tarea que tengo que hacer en las próximas dos horas».

Berman expuso que actualmente hay 280 abogados inscritos en el curso de Leave Law Behind. Lo que tienen en común es la miseria. 

«Preguntamos en nuestra solicitud, ¿por qué quiere irse? ¿Cuál es el dolor?», señaló. 

Para una profesión que se enorgullece de sus elevados valores, las respuestas son desgarradoras. Â«No puedo disfrutar de nada», contestó un encuestado. 

«El trabajo se ha convertido en mi existencia y debe detenerse. Estoy estresado más allá de lo imaginable tratando de mantenerlo. Los clientes siempre son irrazonables. Me siento miserable. No tengo esperanza».

«Lo perseguimos por las razones equivocadas» 

Es solo en los últimos años que los abogados han comenzado a hablar sobre el profundo descontento que sienten en el trabajo que eligieron. 

Cuando Brown publicó su libro, «Life After Law», en 2013, solo había un puñado de personas hablando de cambiar de carrera.

«No me pareció en ese momento que hubiera ninguna conversación sobre dejar la ley, aparte de eso serías considerado un fracaso por no poder cortarlo». Desde entonces, comentó Brown, la red de consultores establecida para servir a los abogados que huyen ha «explotado». 

Berman declaró que muchos clientes acuden a él sintiéndose «en shock»: han invertido demasiado tiempo y dinero en convertirse en abogados para justificar su renuncia. 

Imagina gastar 200,000 dólares (cuatro millones 014,480 pesos) y tres años para conseguir un trabajo y luego decidir simplemente renunciar a él. Les preocupa enfrentarse a lo desconocido, quemar puentes o decepcionar a su familia.

«Hay una sensación real de que no debería estar hablando de esto», precisó Berman. Â«Me da vergüenza que no me guste mi trabajo administrativo». 

Para la mayoría de los abogados descontentos, la raíz de este problema es simple: como Tracy, en primer lugar, no deberían haberse convertido en abogados. 

«Lo perseguimos por las razones equivocadas», afirmó. Â«Siempre bromeo diciendo que era un niño judío al que no le gustaba la sangre, así que fui a la Facultad de Derecho en lugar de la de Medicina. Bromeo al respecto, pero muestra cuán acríticamente pensé en esta elección». 

Para muchos estudiantes universitarios inteligentes y sobresalientes, la facultad de derecho parece un próximo paso respetable. 

Se ve espectacular en la televisión, recompensa a los ambiciosos y, como dice la sabiduría convencional, puedes hacer cualquier cosa con un título en Derecho. 

Después de la Facultad, los alumnos son canalizados a empleos en bufetes de abogados corporativos, donde el camino hacia la promoción es claro y el salario es lo suficientemente alto como para ayudarlos a reducir sus préstamos estudiantiles. 

Pero en algún momento, no hay suficientes «estrellas doradas» para que el trabajo valga la pena. 

«La Facultad de Derecho fue un camino fácil para que los niños inteligentes tuvieran un trabajo desafiante y ganaran un dinero decente», indicó Annie Little, otra abogada convertida en coach profesional. Â«Además, somos niños cuando tomamos estas decisiones». 

Nneka A. Norville ejerció la abogacía durante «quizás dos años» después de la universidad antes de dedicarse al marketing. Le gustaban las teorías que había aprendido en la escuela, pero no le gustaba la práctica en sí. 

Hace unos años, Norville y otro exabogado fundaron More Than Esquires, una red privada de unos 1,000 abogados y exlitigantes. Algunos miembros están buscando trabajos fuera de la materia; otros solo esperan escapar de los confines de sus identidades profesionales. 

«La Facultad de Derecho tiende a ser un ‘comodín’ para las personas que son buenas escritoras, que tienen un conjunto vago de habilidades», consideró Norville. Â«Eso no significa que te va a encantar ir a la sala del tribunal o negociar puntos en un contrato». 

Algunos de los abogados más decepcionados son aquellos que ingresaron al trabajo porque querían cambiar el mundo, solo para terminar sintiéndose como si estuvieran sirviendo como «mayordomos» del capitalismo. 

Estudiaron Derecho ambiental con la esperanza de trabajar en el Sierra Club, solo para encontrarse de alguna manera defendiendo a Exxon. Brown lo llamó la «promesa fallida de justicia». 

«Muchas personas se dedican a la abogacía porque son idealistas, quieren hacer del mundo un lugar mejor y les gusta la idea de la justicia», destacó. 

«Pero todos los trabajos que ayudarán a pagar la matrícula de la facultad de derecho no están creando justicia para nadie más que para las corporaciones».

Elena Deutsch, asesora profesional que fundó Women Interested in Leaving Big Law, describió a la mayoría de sus clientes como «inteligentes, ambiciosos, excelentes estudiantes, aprendices, deseosos de marcar una diferencia en el mundo». 

Pero la realidad de la ley los golpeó duro. Â«Muchas de las personas con las que trabajo tienen inquietudes éticas sobre el empleo que están haciendo», expuso. Â«No quieren que los bancos y las compañías de seguros obtengan más dinero». 

‘Se sienten invisibles’  

Y luego están los abogados que realmente quieren servir a los bancos y las grandes corporaciones, pero que son «golpeados» por las presiones y la cultura del trabajo. 

A menudo se espera que estén disponibles las 24 horas del día, los siete días de la semana y que produzcan una labor impecable, siempre, sin que se les agradezca o reconozca por ello. Deutsch dijo que uno de sus clientes fue reprendido por un superior por no poner en cursiva una coma entre comillas. 

«Estas son las cosas que los mantienen despiertos por la noche», explicó Deutsch. â€œHablé con una mujer que comentó: ‘Solo quiero sentir que puedo arreglarme las uñas y no revisar mi correo cada 30 segundos’. Se les dice que deberían establecer mejores límites, pero cuando no se adhieren a las demandas y expectativas, son castigados».

Los coaches afirmaron que sus clientes describen rutinariamente sentirse aburridos, con exceso de trabajo y subestimados. 

Algunos abogados informaron problemas digestivos o para quedar embarazadas, mismos que desaparecieron rápidamente una vez que dejaron su trabajo. 

«Es lo básico del agradecimiento», comentó Little. Â«Como, ‘Oye, lo siento, tuvimos que trabajar durante el fin de semana, pero realmente lo aprecio’. Â¡Eso es todo! Pero los abogados no lo entienden». 

Little, que también ayuda a ejecutivos, dio a conocer que los abogados de todos los niveles, incluso los jefes de departamento, a menudo sienten que no tienen autonomía o agencia sobre lo que hacen. 

«El agotamiento es causado por el lugar de trabajo», afirmó. Â«No es algo que los abogados estén causando ellos mismos». 

Lauren Krasnow, exlitigante de Big Law, ahora trabaja como coach de liderazgo para abogados sénior en bufetes de abogados, enseñándoles las cosas aparentemente pequeñas pero importantes que pueden hacer para apoyar a sus colegas. 

«Escuché muchas historias sobre socios que estropearon los nombres de las personas», indicó. 

«No hay reconocimiento de esta persona como ser humano, mucho menos las cualidades específicas que esa persona aporta. Se sienten invisibles, se sienten desconocidos, ciertamente no se sienten valorados». 

La «vara» es tan baja que algunos bufetes de abogados han comenzado recientemente a venderse a posibles empleados con una política de «no aceptamos tontos» o «no queremos gritones». 

Para los abogados que solo han conocido lugares de trabajo perfeccionistas y de alto riesgo, puede ser difícil imaginar algo diferente. 

«Es como si fueras una persona moralmente deficiente porque no disfrutas trabajar en un ambiente súper tóxico y facturar toneladas de horas», aseguró Sarah Cottrell, otra abogada convertida en coach que presenta el podcast «Former Lawyer». 

«Así es como me sentí. Y además de todo lo demás, tienes una licencia. Existe este nivel de, en cualquier momento podría cometer un error y ese error podría ser lo que podría costarme mi trabajo y mi sustento».

A pesar de todas las emociones negativas, declararon los coaches, sus clientes enfrentan enormes barreras mentales cuando deciden dejar la profesión. 

«No puedo decirte la cantidad de personas locas y exitosas que vienen a mí y me dicen: ‘No creo que esté calificado para ningún otro trabajo'», puntualizó Cottrell. Â«Son como, ‘No tengo pasatiempos porque no tengo tiempo. No sé qué hacer cuando esto es todo lo que soy'».

Al final, concluyeron los coaches, lo más difícil de separarse de lo que te hace sentir miserable es reconstruir tu sentido de quién eres. 

«La identidad del abogado se convierte en su propio punto de dolor», contó Deutsch, fundadora de Women Interested in Leaving Big Law. 

«Es una identidad importante y se sienten orgullosos de ella, pero también se sienten atrapados en ella». 

Recordó lo que una cliente, que estaba harto de ser litigante, le dijo angustiada. Â«Â¿Qué les voy a decir a mis hijos», se lamentó la mujer, «si no soy abogada?»

AHORA LEE: Liderazgo y desarrollo del personal: estas son las consecuencias si no los fomentas en tu compañía

TAMBIÉN LEE: 8 prestaciones que por ley debes de tener en tu trabajo en México

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTikTokTwitter y Youtube

AHORA VE: