• Viajar es uno de los placeres de la vida, pero también tiene un impacto inevitable, a menudo negativo, en el planeta.
  • Hay pequeñas cosas que los viajeros pueden hacer que marcan una diferencia real.
  • Viaja en autobús, compra localmente y evita los plásticos de un solo uso.
  • ¡Nos vemos en TikTok!

Un viaje tiene un impacto ambiental inevitable

Viajar es uno de los mayores placeres y privilegios. Nos revela nuevas culturas alrededor del mundo, crea recuerdos que atesoramos, abre lugares y experiencias que mejoran nuestras vidas.

Sin embargo, se espera que las emisiones del turismo relacionadas con el transporte representen 5.3% de todas las emisiones de dióxido de carbono generadas por el hombre para 2030, de acuerdo con un informe de 2019 de la Organización Mundial del Turismo de la ONU

Para muchas personas, dejar de viajar por completo es imposible por todas esas maneras en las que un viaje enriquece la vida.

«Es bueno para la sociedad humana poder viajar e interactuar con las culturas», dijo Scott Keyes del sitio web de viaje Going.com. «No se trata solo de la cantidad de emisiones en el vacío, también es una cuestión de desarrollo humano y vale la pena».

No obstante, expertos como Keyes dijeron a Insider que hay pasos simples que los viajeros pueden tomar para ayudar a reducir su impacto ambiental. 

Estos son algunos consejos prácticos que recomiendan los profesionales de viajes y sustentabilidad.

Viaja en tren en lugar de avión siempre que sea posible para ayudar al medio ambiente

viaje
Pexels

Aunque a menudo es más rápido volar que tomar un tren, cuando se viaja distancias moderadas a largas, los expertos dicen que es más responsable tomar un tren cuando sea posible.

«Los viajeros que piensen en viajes sostenibles deben seguir el ejemplo de la nueva política de Francia y evitar volar en cualquier ruta en la que puedan tomar el tren», dijo Bryn Culbert, un experto en viajes de la plataforma de reserva de autobuses y trenes Wanderu.

Culbert se refiere a la nueva política en Francia que prohíbe algunos vuelos domésticos de corta distancia en rutas donde existe servicio de tren. Específicamente, la nueva ley de Francia prohíbe los vuelos cuando existe una alternativa ferroviaria de dos horas y media o menos. 

«Minimizar este impacto al evitar vuelos innecesarios es un compromiso para sentirse bien con tu viaje», añadió Culbert.

Por lo tanto, en situaciones en las que hay otro medio de transporte disponible, como un tren, viajar por tierra puede ser la opción más respetuosa con el medio ambiente. 

Si tienes que volar, reservar un vuelo barato no solo es bueno para tu cartera, sino también para el medio ambiente

«Cuando te vas de vacaciones, la mayor parte de tu huella (de carbono) proviene de tus vuelos», dijo Charlie Cotton, fundador de Ecollective. Esta empresa mide la huella de carbono de las empresas de viajes para ayudarlas a reducir su impacto con el tiempo.

El Consejo Internacional de Transporte Limpio informó que alrededor del 2.4% de las emisiones globales de dióxido de carbono provienen de la aviación.

Pero si tienes que volar, algo positivo que puede hacer —desde el punto de vista ambiental— es buscar vuelos baratos, dijo Keyes.

Eso se debe a que la demanda es probablemente más baja. Un pasajero adicional agrega poco en cuanto a emisiones de carbono porque el avión volará esa ruta independientemente de la cantidad de pasajeros.

La alta demanda indica a las aerolíneas que es necesario agregar nuevos vuelos al horario, y ahí es cuando aumenta el impacto de las emisiones de carbono, explicó Keyes. 

“Comprar boletos baratos indica que no hay una gran demanda, que tienen que descontar los asientos para tratar de llenarlos”, agregó. «Eso no da un incentivo adicional a las aerolíneas para agregar más vuelos al horario. Por eso digo que cuanto más barato sea su vuelo, mejor será para el medio ambiente».

Volar en clase económica puede ser incómodo, pero en realidad es mejor para el medio ambiente que las cabinas premium

viaje
Unsplash

También puedes ayudar al medio ambiente volando en clase turista, donde físicamente ocupas menos espacio y recursos en las cabinas premium. Un vuelo típico puede tener cientos de asientos en clase económica, con solo 50 en clase ejecutiva o 10 asientos en primera clase.

Según un informe del Consejo Internacional de Transporte Limpio, un viajero de clase ejecutiva genera entre 2.6 y 4.3 veces más dióxido de carbono por kilómetro que un pasajero de clase económica.

«Por lo general, cuanto más pequeño sea tu asiento, mejor será para el medio ambiente», dijo Keyes. 

Él explicó que es por eso que las aerolíneas como Delta y American Airlines no suelen ganar premios ecológicos, pero sí lo hacen Frontier y Spirit Airlines, que carecen de cabinas premium. 

“Porque tienen la mayor cantidad de pasajeros que vuelan en un avión que no ocupan un montón de espacio adicional con grandes asientos de clase ejecutiva”, aseguro.

Como las personas en clase ejecutiva o primera clase en la parte delantera del avión ocupan más espacio en el aire y, por lo tanto, son responsables de un mayor porcentaje de las emisiones de carbono, «puedes sentirte bien contigo mismo volando en clase económica. No son tan culpables de las emisiones de los vuelos como la gente en clase ejecutiva o de primera clase», dijo Keyes.

Evita los plásticos desechables de un solo uso en un viaje, desde artículos de baño de hotel hasta botellas de agua para llevar

En los últimos años, muchas marcas hoteleras como Four Seasons, Six Senses, Edition y otras se alejaron de los plásticos de un solo uso

Esto es importante porque el mundo produce 150 millones de toneladas de plásticos para artículos de un solo uso cada año. 91% no se recicla en absoluto y termina en vertederos o en el medioambiente, de acuerdo con el Consejo Nacional de Defensa de los Recursos

Por lo tanto, reducir el uso de estos artículos es el medio más efectivo para evitar este desperdicio, así como para mitigar los impactos medioambientales de la producción de plástico.

Si no estás seguro de lo que encontrarás en una habitación de hotel cuando llegues allí, lleva tus propios artículos de tocador en envases reutilizables

«No lleves champú y acondicionador de tamaño de viaje y de un solo uso, que podrían terminar como desecho local», dijo Lea d’Auriol, fundadora del grupo de conservación del océano Oceanic Global

Cuando se desechan, esas pequeñas botellas van directamente a los vertederos o terminan flotando el océano.

«Lleva artículos reutilizables sin plástico para reducir la cantidad de plásticos de un solo uso que de otro modo podrías consumir», aseguró. También alentó a los viajeros a llevarlos a casa y reutilizarlos viaje tras viaje, para que estos plásticos no acaben en un vertedero.

Del mismo modo, los expertos recomendaron utilizar recipientes de agua reutilizables y se evitar las botellas de agua desechables o los vasos de plástico. También ahorrarás dinero de esta manera, ya que una botella de agua a menudo cuesta más de un dólar y, a veces, mucho más en hoteles y aeropuertos.

Con base en estas matemáticas, si gastas 5 dólares por persona por día en agua, eso son 200 dólares en un viaje de 10 días que una familia de cuatro podría ahorrar simplemente llevando botellas reutilizables.

«Los productos de un solo uso, como vasos de plástico, botellas de agua y popotes son perjudiciales para el medio ambiente», dijo Adam Lowy, fundador de Move For Hunger, que ayuda a reducir el desperdicio en las comunidades y entrega alimentos a los bancos Estados Unidos. 

«Lleva tu propio termo u otra botella de agua reutilizable y deshazte de los popotes por completo».

Reserva solo alojamientos que hayan demostrado que se preocupan por el medioambiente

hoteles
Pexels

Otra manera de evitar el desperdicio innecesario es reservar hoteles conocidos por priorizar los esfuerzos ecológicos —como eliminar los plásticos de un solo uso— o buscar aquellos que hayan sido reconocidos por dichos esfuerzos.

Antes de elegir tu alojamiento, investiga y busca hoteles sostenibles, aconsejó Rose O’Connor, fundadora de Sustainable Wanderlust, que ayuda a las empresas de viajes a evaluar, desarrollar y promover prácticas sostenibles. 

Ella sugirió que los viajeros miren activamente las páginas de sostenibilidad de los lugares en línea y determinen si hay una redacción transparente sobre la medición de sus impactos ambientales y comunitarios. 

Busca un plan de acción de sustentabilidad sólido e integral que esté completamente detallado en el sitio web, en lugar de uno que simplemente aluda a esfuerzos vagos. 

Muchos hoteles también publican informes anuales de sostenibilidad. Si estos informes se encuentran fácilmente en el sitio web del hotel, es una buena indicación de una sólida estrategia.

«Esta página debe ir más allá de un mensaje genérico sobre el cuidado del planeta y debe delinear iniciativas y objetivos específicos y medibles», dijo O’Connor. «Ve cómo están gestionando sus residuos, el agua y el consumo de energía. Cuanta más información tengas, más transparente y legítimo». 

También hay una variedad de certificaciones de sostenibilidad hotelera. Green Globes tiene una lista de 44 criterios que los hoteles deben cumplir para lograr la certificación, relacionados con factores como gestión de proyectos, energía, agua y emisiones.

EarthCheck es otra certificación popular para hoteles y puede indicar a los consumidores que una propiedad cumple con los estándares ambientales y de responsabilidad social. 

Más empresas de viajes buscan y obtienen la certificación B Corp, una certificación privada de empresas con fines de lucro destacadas por su desempeño social y ambiental. 

Esto «es realmente emocionante», dijo O’Connor. «Los consumidores pueden confiar en las prácticas responsables de cualquier empresa con certificación B Corp».

Ella señaló que hoteles como La Sultana Marrakech y el Grupo Sovena ofrecen excelentes ejemplos de dicho lenguaje en sitios web. También estaba impresionada con el compromiso de sostenibilidad realizado por Relais & Châteaux en los últimos dos años, y señaló que la marca 1 Hotels es un sólido líder en el espacio de la sostenibilidad.

D’Auriol aconsejó reservar solo los lugares que inspiren tu confianza después de hacer la búsqueda.

«Reserva alojamientos y hoteles locales que incorporen valores y operaciones sostenibles», sugirió. «Elije hoteles y restaurantes que hayan sido galardonados con el Blue Standard de Oceanic Global, que verifica los esfuerzos de sostenibilidad y las operaciones libres de plástico de las empresas».

Impulsa tus propias actividades, como caminar y andar en bicicleta, en lugar de elegir métodos nocivos para el medioambiente que generan emisiones de carbono

Otra manera de ayudar a reducir las emisiones de carbono es impulsar tus propias actividades y transporte cuando sea posible. Esto en lugar de optar por actividades que generen emisiones de carbono, como andar en motocicleta o andar en vehículos todo terreno.

«Las actividades deben ser predominantemente impulsadas por humanos», dijo Cotton. «Piensa en trekking, kayak, ciclismo, etc. También son mucho más gratificantes».

De hecho, cuando caminas o impulsas tu propia aventura, no produces emisiones de carbono dañinas. 

Comparativamente, las actividades motorizadas usan un total de 2,200 millones de galones de gasolina al año, de acuerdo con el Sierra Club. Las motos acuáticas y las embarcaciones de recreo combinadas representan 1,400 millones de galones; vehículos todo terreno 594 millones de galones; motos de nieve 188.5 millones de galones; y motos de cross 87 millones de galones. 

Las actividades impulsadas por humanos también te ayudarán a aprender sobre un lugar a medida que te mueve por él a un ritmo más lento. También te colocará en posición para descubrimientos inesperados. 

Asimismo, es un gran ejercicio y abre el apetito para probar toda la cocina local.

Elige gastar tu dinero en las comunidades locales para beneficiar el medioambiente y a la humanidad

viaje
Pexels

Una de las mejores partes un viaje es disfrutar del carácter único del entorno local. Concentrar tus gastos en la economía local también puede ser bueno para el medio ambiente, dijeron los expertos.

O’Connor recomendó evitar los hoteles y resorts que están diseñados para mantener a los viajeros dentro de la propiedad y que no parecen tener una relación con las comunidades vecinas.

«Este es un fuerte indicador de que el dinero gastado en el hotel tiene poco impacto local», dijo. 

«Estos hoteles también carecen de un sentido distintivo del lugar. A menudo invocan la sensación de que podrías estar en cualquier parte del mundo, en lugar del específico en el que realmente estás. Dejando de lado el impacto ambiental, eso no cumple con ningún potencial de intercambio cultural durante el viaje», añadió.

Una gran adición a cualquier itinerario es participar en actividades de turismo basadas en la comunidad.

«Busca experiencias culturales que sean propiedad de la comunidad local y estén operadas por ella. Esto garantiza la autenticidad y te ayudarán a evitar participar en la explotación cultural», afirmó O’Connor. 

Por ejemplo, puedes tomar una clase de cocina con un lugareño o llevar a casa un recuerdo de un artesano local.

«En pocas palabras, lo local es clave», reiteró O’Connor. «Es la mejor y más auténtica experiencia y garantiza que el dinero que gastes se quede en la comunidad. Cada esfuerzo, pequeño o grande, ayuda».

Cotton también subrayó la importancia de mantener el dinero para viajes dentro de las comunidades locales.

«El mayor beneficio que el turismo puede tener en el mundo es a través de la redistribución de la riqueza de las naciones ricas a las menos favorecidas», dijo.

Agregó que todos deberíamos tratar de hospedarnos en hoteles de propiedad local, comer en restaurantes locales y apoyar a los guías locales que se beneficiará directamente.

Comer alimentos de origen local no es solo una oportunidad de experimentar delicias, es mejor para el planeta

Pedir platillos de origen local del menú es una «acción pequeña y sostenible que agregará sabor local y autenticidad a su viaje», dijo O’Connor. 

«Al pedir comidas de origen local te asegura de comer los alimentos más frescos posibles. También de apoyar una cadena de suministro local y garantizar que el dinero que gasta se quede en la comunidad».

Y es posible que desees considerar reducir tu consumo de carne dentro de una dieta saludable. Las emisiones globales de gases de efecto invernadero de los alimentos de origen animal son el doble que las de los alimentos de origen no animal, de acuerdo con un estudio publicado en Nature.

«Come pensando en el planeta y priorice las opciones basadas en plantas», dijo d’Auriol.

Considera no comprar baratijas que podrían acumularse como basura y llévate recuerdos a casa

viaje
Pexels

Aunque las compras locales benefician a la comunidad local, puedes reducir aún más tu impacto al optar por no realizar algunas compras.

Keyes aconsejó «salir de la mentalidad de pensar en un viaje como una excusa para comprar, especialmente pequeñas baratijas y recuerdos. No necesitamos eso».

Evitar estas compras elimina el riesgo de que se desechen rápidamente más tarde, y también puede ser gratificante de otras maneras.

«Si tu enfoque es estar presente, es más agradable y ciertamente una forma más limpia de hacerlo que ir a la tienda de regalos en cada museo, galería y zoológico», dijo. «Puedes llevarte recuerdos y sentirte orgulloso de ti mismo porque fue una elección más ecológica».

AHORA LEE: Así pintan las cosas para el turismo en México en 2024

TAMBIÉN LEE: 8 consejos para tu primera vez en un viaje mochilero internacional

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, Twitter, LinkedIn, YouTube y TikTok

AHORA ESCUCHA:

AHORA VE: