• Las habilidades de una persona no solo se miden por su coeficiente intelectual, ahora también importan, y mucho, las llamadas blandas, como la inteligencia emocional.
  • La inteligencia emocional, entendida como la habilidad para identificar y monitorear las emociones personales y de los demás,  marcará la diferencia en el cumplimiento de tus objetivos laborales.
  • "Las empresas miran cada vez más a través del lente de la inteligencia emocional al momento de contratar, promover y desarrollar a sus empleados", dice Daniel Goleman.

Las llamadas habilidades “blandas” dejaron de ser una decoración en el currículum de los profesionistas; es más, hoy son más valoradas por los responsables del talento en las empresas, que las habilidades técnicas.

A 25 años de publicar su libro “Inteligencia Emocional”, Daniel Goleman está mucho más vigente que nunca, pues fue el inicio de un nuevo campo de investigación en la psicología que ha tenido repercusiones a nivel educativo y laboral.

En el mercado laboral actual, las habilidades de una persona no solo se miden por su coeficiente intelectual, eso ya es un hecho, pero, ¿qué características hacen que una persona se destaque en su trabajo?

Primero que nada, es importante entender que sin duda los factores como el nivel de conocimiento son importantes, asegura Goleman; sin embargo, la inteligencia emocional, entendida como la habilidad para identificar y monitorear las emociones personales y de los demás, es lo que marcará la diferencia.

«Las empresas miran cada vez más a través del lente de la inteligencia emocional al momento de contratar, promover y desarrollar a sus empleados», le dice a BBC Mundo Daniel Goleman.

Las características de la inteligencia emocional

Aunque parece fácil definir la inteligencia emocional, la realidad es que es un concepto mucho más complejo. Goleman estableció que incluye 12 características esenciales que ayudarían a que las personas logren sus objetivos de desarrollo y tengan éxito a nivel profesional:

  • Autoconciencia emocional
  • Autocontrol emocional
  • Adaptabilidad
  • Orientación al logro
  • Visión positiva
  • Empatía
  • Conciencia organizacional
  • Influencia
  • Orientación y tutoría
  • Manejo de conflictos
  • Trabajo en equipo
  • Liderazgo inspirador

Cecilia Barría de la BBC Mundo, le preguntó a Goleman cuáles son las tres habilidades más poderosas de ese grupo para tener éxito en el trabajo. Aquí las respuestas del psicólogo estadounidense:

1. Orientarse al logro

«Escogería la orientación al éxito, entendida como la capacidad de seguir esforzándome para conseguir los objetivos a pesar de los obstáculos y contratiempos. En estos tiempos esto parece muy importante», le dice Goleman a BBC Mundo.

Esa decisión de enfocar tus esfuerzos hacia lo que te has propuesto implica desarrollar la capacidad de resiliencia o adaptación frente a condiciones adversas y una perspectiva positiva frente a las circunstancias para seguir avanzando hacia tu meta, explica.

Una de las maneras de desarrollar esta habilidad, dice el investigador, es recordar constantemente la satisfacción que vas a sentir cuando cumplas tus objetivos. Ese pensamiento es una fuerza que te ayuda a seguir avanzando.

Y esforzarse por cumplir o superar un estándar de excelencia, tomando de buena manera los comentarios que otras personas hacen sobre tu trabajo.

2. Empatía

Para Goleman la empatía se relaciona con la capacidad de sintonizarse con las necesidades y sentimientos de las personas con las que tienes que interactuar, ya sea en el trabajo, con clientes y con amigos.

Se trata de prestar atención a las otras personas y tomarse el tiempo para entender qué estan tratando de decir y cómo se sienten.

Por eso es clave la capacidad de escuchar y hacer preguntas. Y aunque la empatía es una habilidad que toma tiempo desarrollar, una práctica que puede servir es «ponerse en los zapatos de la otra persona de una manera profunda», dice Goleman.

3. Influencia

La influencia se refiere básicamente a la capacidad de «transmitir tu argumento a las personas clave de una manera convincente, especialmente a aquellas personas cuyas decisiones te pueden ayudar a conseguir tus metas», explica el psicólogo.

Una buena técnica para desarrollar esta característica, dice Goleman, es el juego de roles.

«Probablemente la mejor manera de mejorar esta habilidad es trabajando con un instructor o un compañero de confianza».

Aunque pueda parecer incómodo al principio, se trata de ejercitarse tratando de convencer a otra persona. Esta práctica permite prepararse para cuando llegue un momento real en que deba aplicarse el poder de convencimiento.

Inteligencia emocional, el enfoque más amplio

Una trampa bastante común en la que caen las personas, explica Goleman, es que definen la inteligencia emocional de una manera muy reducida.

Es decir, se enfocan en uno o dos características y dejan de lado la complejidad del concepto.

«Al poner la atención en su sociabilidad y simpatía, pierde de vista todos los otros rasgos esenciales de la inteligencia emocional que le pueden faltar, que pueden convertirlo en un líder más fuerte y efectivo «, apunta el psicólogo.

Eso hace que, aunque las habilidades más poderosas son la orientación al logro, la empatía y la influencia, no hay que dejar de lado el resto de las características que hacen que una persona desarrolle un alto nivel de inteligencia emocional.

AHORA LEE: 14 preguntas que te pueden hacer en una entrevista de trabajo y cómo debes responder

TAMBIÉN LEE: «El Principito» de Antoine de Saint-Exupéry y otros 11 libros infantiles que influenciaron a personas altamente exitosas

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagram y Twitter.