• 2023 podría convertirse en el mejor año de la historia para la música en vivo gracias a giras de superestrellas como Taylor Swift y Beyoncé.
  • Se espera que ambas artistas superen la marca histórica de los 1,000 mdd en ganancias con sus tours.
  • Live Nation, propiedad de Ticketmaster, facturó 4,400 mdd en el segundo trimestre del año con la venta de 12,500 conciertos a 33.5 millones de fans.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en Instagram? Síguenos.

Taylor Swift y Beyoncé son dos de las docenas de estrellas que iniciaron giras mundiales y están alimentando el hambriento mercado de los conciertos, que fueron cancelados o aplazados por la pandemia del covid-19.

Desde Pink a Coldplay, Bruce Springsteen y Drake, pasando por SZA y The Weeknd, 2023 camina para convertirse en el mejor año de la historia para la música en vivo.

“Nunca había visto tantos artistas al mismo tiempo en el mismo espacio”, dijo a AFP Stacy Merida, profesora de la American University y especialista en el negocio de la música.

Madonna —que a principios de la década de 1990 creó el concepto de las giras modernas, con elaborados escenarios y vestuarios— tenía previsto iniciar su tour a mediados de julio, pero se vio obligada a posponerlo por motivos de salud.

Ahora, la cantante de 64 años tiene previsto empezar la gira por el segmento europeo en octubre y reprogramar los conciertos en Estados Unidos para después.

Por su parte, Taylor Swift, de 33 años, ofrecerá 106 conciertos en The Eras Tour, que podría recaudar 1,000 millones de dólares (mdd) con la venta de boletos.

En la misma liga se encuentra Beyoncé, quien está a punto de llevar Renaissance a Norteamérica.

Las giras musicales están rompiendo récords en recaudación

giras musicales
Oli SCARFF / AFP

Si Swift o Beyoncé alcanzará la ganancia histórica de 1,000 mdd, superarían a Elton John, que, según Billboard, hasta el 18 de junio había recaudado 910 mdd con su gira del adiós, Farewell Yellow Brick Road, que inició en 2018.

John superó el récord que tenía Ed Sheeran, quien ganó 776 mdd con su tour Divide entre 2017 y 2019.

El aumento en estas ganancias se debe en parte al aumento del precio de los tickets. Sheeran cobró menos de 100 dólares por Divide, informó Pollstar; aunque actuó en más de 200 conciertos.

Las entradas más baratas para los conciertos de Swift y Beyoncé cuestan más del doble.

Live Nation —que en 2010 se fusionó con Ticketmaster— asegura que ya ha vendido 100 millones de entradas para los conciertos de 2023, más de los que vendió en todo 2019.

La empresa facturó 4,400 mdd en el segundo trimestre de este año con la venta de boletos de aproximadamente 12,500 conciertos a 33.5 millones de fans.

“Con la mayor parte del mundo totalmente reabierto, está claro que los conciertos siguen siendo una gran prioridad para los aficionados”, afirmó Live Nation en su informe de resultados más reciente.

Las críticas a Live Nation y Ticketmaster

La demanda se ha disparado, al igual que las quejas por la posición de casi monopolio de Live Nation y Ticketmaster.

Durante años, los asistentes a conciertos se han quejado de tarifas ocultas, aumento de los precios, proliferación de revendedores y limitación de entradas por las preventas.

Las quejas volvieron a surgir el año pasado tras el fiasco de la venta de tickets para The Eras Tour, que incluso sus fans llamaron “The Great War” (“La Gran Guerra”, en español). Las críticas se enfocaron en el monopolio de Live Nation y llamaron a que se disolviera la empresa.

“El monopolio vertical integrado tiene muchos efectos dominó en términos de precios”, dijo Andrew Leff, veterano de la industria musical y profesor de la Universidad del Sur de California.

“Si eres Ticketmaster, no tienes competencia, y hay demanda por Taylor Swift o Beyoncé”, dice a la AFP. “Es simplemente oferta y demanda» y “pueden cobrar lo que quieran, que es lo que hacen”.

La élite y el resto

Taylor Swift
KEVIN WINTER / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / Getty Images via AFP

Las giras son una tabla de salvación para los artistas cuyos derechos de autor procedentes del streaming son ínfimos. Sobre todo, después de la pandemia del Covid-19.

Sin embargo, no benefician a todos por igual, explicó Leff. Los más pequeños se quedan al margen. Simplemente, porque muchos no lo pueden pagar.

“Realmente hay dos industrias de la música: una para el 1% (de los artistas) y otra para el 99%”, señaló.

El otoño pasado, la artista independiente Santigold tuvo que cancelar su tour alegando que “sencillamente no podía hacerlo funcionar” por la inflación y la competencia en un mercado saturado.

En en otro extremo está Swift. De acuerdo con cálculos de QuestionPro, su The Eras Tour podría generar 4,600 mdd de negocio solo en Estados Unidos por hoteles, restaurantes y viajes.

Y la gira de Beyoncé, cuando actuó en Estocolmo en mayo, provocó una subida del 0.2% de la inflación, aseguró Michael Grahn, economista jefe para Suecia del Danske Bank.

* Con información de AFP.


AHORA LEE: Taylor-gating: por qué las Swifties están cantando las canciones de Taylor Swift a fuera de los estadios

TAMBIÉN LEE: Cómo Estados Unidos está buscando eliminar el monopolio de Ticketmaster en la venta de boletos

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, Twitter, LinkedIn, YouTube, TikTok, Google News y Threads

AHORA ESCUCHA:

AHORA VE: