• Berkshire Hathaway, liderado por Warren Buffett, en 2019 tuvo su peor desempeño en una década.
  • Las acciones de la compañía subieron 11%, mientras que el S&P 500 ganó 29%.
  • Los inversionistas están confundidos sobre por qué Buffett no está gastando sus 128,000 millones de dólares en efectivo, una cifra récord.
  • La falta de claridad sobre un plan para el efectivo "elimina un catalizador de las acciones", dijo la analista de CFRA Catherine Seifert en una nota de noviembre.
 

Carmen Reinicke

Las acciones de Warren Buffett se perdieron el mercado alcista más amplio en 2019, algo que se esperaría improbable.

Berkshire Hathaway, la compañía dirigida por el famoso inversionista, finalizó 2019 con cifras positivas, pero no alcanzó una medida importante de éxito para las acciones de la empresa.

En 2019, las acciones de Berkshire Hathaway terminaron con un aumento de 11%, mientras que el S&P 500 ganó 29%. Fue el peor desempeño para para Berkshire Hathaway desde 2009, hace una década.

También fue el tercer año consecutivo en el que Buffett no cerró una adquisición importante. Esta es una de las razones por las cuales el dinero en efectivo de Berkshire Hathaway se disparó a un récord de 128,000 millones de dólares (mdd), de acuerdo con el informe de la compañía del tercer trimestre.

La cantidad de efectivo disponible ha confundido a los analistas de Wall Street, que no están seguros de por qué Buffett no lo está desplegando en una adquisición importante o al menos en más recompras de acciones.

«No tenemos una idea clara de la estrategia de adquisición o asignación de capital de Berkshire», escribió la analista de CFRA Catherine Seifert en una nota de noviembre de 2019. «Eso, junto con algunos resultados operativos mixtos, elimina un catalizador de las acciones», dijo.

En su carta de 2018 a los accionistas, Buffett escribió que se ha vuelto mucho más difícil encontrar grandes compañías para comprar. «En los años venideros, esperamos trasladar gran parte de nuestro exceso de liquidez a negocios que Berkshire tendrá de forma permanente», escribió Buffett.

«Sin embargo, las perspectivas inmediatas para eso no son buenas: los precios son altísimos para las empresas que poseen perspectivas decentes a largo plazo», añadió.

La adquisición principal más reciente de Buffett, la compra de Precision Castparts de 32,000 mdd, finalizó en enero de 2016. En 2019, intentó comprar Tech Data, un distribuidor de tecnología, pero se negó a participar en una guerra de ofertas cuando Apollo Management hizo una oferta competitiva.

Esta larga tradición de darle la vuelta a las guerras de ofertas pudo haber evitado que Buffett hiciera una propuesta a Tiffany & Co., el grupo joyero de lujo, a fin de año. La compañía contactó a Buffett, confirmó al Financial Times, luego de que el conglomerado de lujo LVMH le hiciera una oferta. Buffett se negó a contraatacar, y LVMH llegó a un acuerdo de 16,200 mdd para Tiffany & Co. en noviembre.

Pero aparte de las adquisiciones, algunos inversionistas están frustrados de que Buffett aún no haya gastado la cantidad que se le permite en la recompra de acciones.

En el tercer trimestre, por ejemplo, Buffett recompró 700 millones de dólares de acciones de Berkshire Hathaway. Podría haber recomprado hasta 200 mdd más, según la firma suiza UBS.

«Originalmente habíamos pronosticado 900 mdd en recompras de acciones para el trimestre. Dado el descuento al valor intrínseco en el que las acciones de BRK se cotizan actualmente y su saldo en efectivo excesivo, nos sorprende que la compañía no haya sido más agresiva con la recompra de acciones», escribió el equipo de analistas de UBS dirigido por Brian Meredith en una nota de noviembre.

Los inversionistas todavía se están rascando la cabeza, y lo más probable es que lo hagan hasta que obtengan más respuestas cuando Berkshire Hathaway publique sus ganancias del cuarto trimestre de 2019 y su carta anual de accionistas en febrero.

Traducido de Business Insider