• A finales de 2022, los expertos anticipaban una recesión en EU que se propagaría por el mundo.
  • Pasado medio año, los indicadores dan señales de estabilidad (y hasta crecimiento) en varios componentes de la economía.
  • Las cifras de consumo, producción y desempleo demuestra una nueva estabilidad que podría extenderse.
  • Síguenos en Google News.

Desde finales de 2022, la mayoría de los pesos completo de Wall Street iban por ahí alertando de la inminente recesión que estaba por golpear en 2023 a Estados Unidos y sus efectos colaterales en la economía global.

Pero con el primer semestre del 2023 en los libros de historia, aún no hay señales de la muy anticipada contracción económica. En todo caso, las cosas se ven bastante animadas, la inflación se está enfriando, el mercado laboral está aguantando y los mercados de valores están en ebullición.

Incluso la curva invertida del rendimiento de los bonos —considerada una señal clásica de una caída de la economía— ha tenido un efecto muy modesto en el sentimiento de los inversionistas, que han decidido entrar a mercados y negocios que se venían preparando para el impacto.

Economistas del gigante bancario suizo UBS compilaron una lista con 10 razones por las que la recesión dejó plantada a Estados Unidos.

Usando la lista de definiciones de la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos —que sigue indicadores como consumo, producción y desempleo— el banco generó una lista de evidencias que muestran que la economía estadounidense es más resistente de lo que muchos expertos anticipaban.

1. La política monetaria no está tan apretada aún

Incluso después de la que al Reserva Federal elevó las tasas de interés en unos asombrosos 500 puntos base a lo largo de los últimos cinco trimestres, los costos del financiamiento ajustados por inflación siguen bastante bajos. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años indexado a la inflación está actualmente en 1.52%.

La balanza del banco central estadounidense, que está correlacionada de cerca con la cantidad de dinero que ha inyectado a la economía a través de compra de activos, aún es 80% más grande compara con los niveles prepandémicos, según UBS. Eso sugiere que las condiciones monetarias aún no están muy ajustadas en términos históricos.

«Las condiciones financieras se han relajado en 2023, y la hoja de balance de la Fed y su suministro de dinero aún están muy cómodos contra las tendencias prepandemicas», dijo el banco suizo en un reporte.

2. El gasto gubernamental está nuevamente en aumento

Tras la retracción del año pasado luego del derroche de los días de la pandemia, el gasto gubernamental va en aumento de nuevo. Y eso está elevando la cantidad de dinero disponible en el sistema financiero, protegiendo a la economía.

La iniciativa legislativa de reducción de la inflación de 2022 también estimuló la inversión, especialmente en el sector manufacturero, según UBS.

3. Los ahorros sólidos están alimentando el consumo

Los ahorros acumulados durante la pandemia han actuado como un amortiguador al incremento del costo de vida y apoyando el consumo en la economía de Estados Unidos. Adicionalmente, el aumento en el precio de los activos financieros impulsó la riqueza total.

Por otro lado, la mayoría de las hipotecas está amarrada a tasas fijas, lo que ha protegido a los acreedores del impacto del aumento en las tasas de la Fed.

4. Los niveles de deuda no están muy altos

«Los niveles de deuda y las tasas de falta de pago están en mucho mejor forma comparados con los previos a la crisis financiera de 2008», dijo el banco en su reporte. «Las cargas de deuda en los hogares parecen ser manejables. La falta de pago de tarjetas de crédito va al alza, pero desde una base históricamente baja».

Las empresas no están sufriendo de un excedente de inversión y la elevada inflación ha reducido los altos niveles de deuda, según UBS.

5. Las condiciones crediticias no se han apretado demasiado

Las condiciones del mercado de crédito no se han vuelto desfavorables para los prestatarios corporativos, incluso después de la inestabilidad del sector bancario de inicios del año, que hizo que varios jugadores se replegaran en financiamiento.

Los diferenciales de los bonos de alto rendimiento han bajado en lo que va de año, según UBS, lo que significa que compañías con calificación de crédito más baja tienen acceso más fácil a la deuda pública en comparación de un año atrás. La emisión de ese tipo de deuda va en aumento también.

6. El mercado laboral permanece robusto

Los empleadores estadounidenses siguen sumando nuevas posiciones en números importantes, empujando los niveles de solicitudes de apoyo por desempleo por debajo de los niveles promedio prepandemia.

«Las nóminas están alcanzando sus tendencias prepandemicas. Las tasas de empleo están cerca de los niveles previos a la pandemia», dice UBS en el reporte.

7. Las tendencias de los datos económicos se están estabilizando

La pandemia de covid-19 causó disrupción en los patrones cíclicos de los datos económicos, pero según UBS están regresando a la normalidad. Y eso es una probable señal de que la economía está plantada en una posición más estable.

«El gasto en bienes y servicios está regresando a la normalidad. La volatilidad del crecimiento del empleo regresó a niveles prepandemia», dijo UBS. «Los cuellos de botella en el suministro se están relajando, aunque no han regresado a su nivel normal».

8. Recesiones sectoriales

En cierta medida, los baches separados en distintas partes de la economía quizás ayudaron a prevenir una recesión total, de acuerdo al banco suizo.

Tanto el sector manufacturero como el de construcción de vivienda de Estados Unidos se estancaron en 2022, pero podrían estar en recuperación actualmente, dijo UBS.

9. El crecimiento en servicios se mantiene sólido 

Mientras que la manufactura ha visto una desaceleración, su participación dentro de la economía también se ha reducido mientras que el sector de servicios más amplio ha registrado un crecimiento sostenido.

«El consumo de servicios fue lento al recuperarse, pero sigue en crecimiento y representa un segmento más grande de la economía», dijo el banco. «La participación del sector manufacturero en el sector privado sigue contrayéndose».

10. La economía de Estados Unidos es menos cíclica

La economía de Estados Unidos evolucionó estructuralmente en un modo que es menos vulnerable a las subidas y bajadas cíclicas, señala UBS.

«Es una economía de servicios basados en el conocimiento que se ha vuelto menos sensible a los ciclos del inventario y los costos de la energía, y como resultado, la actividad económica es menos volátil y las expansiones pueden durar más», dijo el banco.


AHORA LEE: México reemplazó a China como principal socio comercial de Estados Unidos

TAMBIÉN LEE: Inversión extranjera directa en América Latina alcanzó valores récord en 2022: Cepal

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Google News, Instagram, LinkedIn, TikTok, Threads, Twitter y YouTube

AHORA ESCUCHA:

AHORA VE: